Mes: abril 2014

Adele: cuando el talento desborda

Posted on Actualizado enn

361379__adele-someone-like-you_p

Hay veces que uno encuentra coincidencias con personas conocidas, de las formas más insospechadas. Quizás es una tontera, pero cuando descubrí que estoy de cumpleaños el mismo día que Adele,  y no solo eso, comparto horóscopo chino, pase de la anécdota a querer saber en cuánto más coincido. Claramente, la lucha contra los kilos es la que sigue en la lista.

Hay que decir, que en algo me diferencio radicalmente,  a Adele lo que le sobra es talento, y mucho. En una industria plagada de  cuerpos perfectos y donde muchas veces pareciera que la imagen, si bien no lo es todo, importa de sobremanera, ella tuvo la gracia de saltar a la fama, llamando la atención de las discográficas solo a través de su voz cuando lanzó una producción en MySpace.

Adele Laurie Blue Adkins, nació el 5 de mayo de 1988 en Tottenham, Londres, Inglaterra, hija de madre soltera.  Su talento se notaría prematuramente y en mayo de 2006, entra en la Brit School of Performing Arts de Croydon  (que tiene entre sus famosos ex condiscípulos a Winehouse y a Kate Nash).

Su portentosa voz, llena de matices, mezcladas con un toque de soul y jazz, muchas veces chocan con el look deslavado de sus primeros años.  Personalmente, creo que detrás de su voz , se suma una  gran enorme capacidad de interpretación. A pesar de que la escuchado mil y una veces, Someone like You, me sigue poniendo la piel de gallina.

Pero algo más debe haber en el fenómeno Adele, que ha encantado como figura de forma tan explosiva. Será solo su capacidad vocal? para ser sincera, jamás la he visto en ninguna aparición que no tenga que ver con algo musical, y ni siquiera la he escuchado en una conferencia de prensa.  Sin embargo, desde el cambio de look en 2011, hacia uno más glam tipo años 50, junto con una notoria baja de peso, Adele, ha aprovechado esta diferencia física a su favor, proyectando una imagen de mujer más real, pero a la vez de mucha elegancia. Incluso revistas de moda como Vogue y Elle, la han elegido más de una vez para sus portadas, y los especialistas de la moda, la aplauden en cada alfombra roja. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Delfina Fonseca: Bombero Voluntario

Posted on Actualizado enn

31873_270

Para los que no lo saben, vivo en Viña del Mar, y desde mi balcón a partir del sábado, he visto como una nube negra y gruesa atraviesa el mar, enmarcada por una lengua de fuego que recorre los cerros de mi vecino Valparaíso, principal puerto de Chile y Patrimonio de la Humanidad.

Es cierto que la geografía de la bahía favorece los grandes incendios, por algo los mapuches ya la llamaban Alimapu, (tierra quemada), mucho antes que llegaran los españoles. Si nos remitimos a la historia, por alguna razón fue en Valparaíso donde se registra la primera compañía de bomberos de Sudamérica, fundada en 1851, sin embargo, este nivel de destrucción no tiene comparación con ninguno que se sepa en la región. Ya van 12 personas fallecidas, más de 850 hectáreas consumidas, 11 cerros afectados, 17.000 evacuados, más de 2.000 viviendas destruidas y 500 lesionados. El nivel del destrucción del fuego lo han comparado con el de un bombardeo áereo.

Detrás del combate del fuego en Chile, tenemos un cuerpo de bomberos que cuenta con la característica única en el mundo de ser voluntario. No me gusta decir que no son profesionales, porque la gran mayoría lo son, y arriesgan su vida, con limitados recursos, y posibilidades de perfeccionamiento, por lo que el debate sobre dicha condición en lleva muchísmos años en el país. Sus principales defensores son el mismo cuerpo de bomberos.

En lo que sí es similar a otros países, es que es una labor principalmente dominada por hombres. Pero cada vez más, hay mujeres, que motivadas principalmente por su condición de voluntariado, están dispuestas a formar parte de un club masculino por excelencia.

La pionera fue Delfina Fonseca Carrasco, la “Tita”, nacida el 3 de junio de 1927, a quien llamaban  “la bombera chica” ya que cuando había un incendio llevaba el uniforme a su hermano a su lugar de trabajo.

La decisión de ingresar a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Curacautín, la asumió 6 de abril de 1955, cuando tenía 27 años, después de colaborar con un grupo de 16 mujeres en las labores de extinción de un gran incendio que afectó a su ciudad. Fue así como se convirtió en la primera Bombero Voluntaria Insigne de Sudamérica.

Si bien todas ellas ingresaron a la institución, sólo Delfina siguió vistiendo el uniforme, ya que como ella misma lo señala “Bomberos siempre ha sido su pasión” y siempre recibió el apoyo de su madre para cumplir con su compromiso, obligándola a asistir a los llamados de madrugada cuando el sueño era más fuerte. Nunca se casó.

De aquellos tiempos, Delfina recuerda que se trabajaba a pulso, pues no habían carros,  ni se contaba con la tecnología actual, lo que dificultaba todo el proceso.

Llegó a ser Tesorera, Sargento y Teniente. Todavía concurre diariamente al Cuartel, y si bien aún mantiene viva su pasión por concurrir a un llamado, sus años no se lo permiten. Hoy busca transmitirle su experiencia y conocimiento a sus compañeros de uniforme.

La Mujer Rota: Simone de Beauvoir (fragmentos)

Posted on Actualizado enn

images (2)

La Mujer Rota estaba en la biblioteca de mis papás (creo que aún lo está), y un verano como por los 17, lo comencé a leer. Me pareció todo muy lejano, de vidas muy distintas a la mía y a la mujer que creía ser. 20 años después, la realidad es otra, y asombra la capacidad de la beauvoir allá por 1968, para  aprehender temáticas que aún son muy vigentes. Hoy volví revisar el libro, y quise compartir  algunos fragmentos.

En el  libro hay tres narraciones, independientes entre si y llenas de problemáticas universales, en que cuesta no encontrar más de alguna con cual sentirse identificada. Sin embargo, comparten mas de una cosa: la protagonista de las tres historias es siempre una mujer y la atmósfera de las tres historias, el telón de fondo de cada página, es la desolación, la angustia, los cuestionamientos, los auto reproches, la sensación abrumadora de que la vida paso rápido y paso por al lado.
Tres narraciones escritas magistralmente, con delicadeza y a la vez con furia: “La Edad de la Discreción”, “El Monólogo” y “La Mujer Rota”.

Una mujer que ha perdido a su hija de 17 años asesinada. Muchos años después caminando por Paris mantiene un agudo autoanálisis. Odia todo y a todos, todo le da asco, nada le parece que valga la pena. Sin embargo, es recién en este intrspección (que comparte con nosotros) cuando comienza a unir la muerte de su hija con su inconformidad con el mundo. Recién aquí comienza a darle espacio a la posibilidad de que “la inmundicia de la civilización” este unida a su desconsuelo de no poderse armar siendo mujer-madre, pero sin su hija. Sin embargo, acá no hay consuelo, no hay remedio. Es la historia de su vida, desde el día en que le quitaron a su hija hasta el día en que esta mujer muera.

Una mujer que ha perdido a su marido, luego de que este abandonara la casa junto a una mujer mas joven. Luego de años de vivir una cotidianidad aburrida, sin conversaciones, sin emociones, sin encuentros, el decide irse. Y entonces se encuentra ella, vacía en el mundo, su único interés en la vida había sido amar y su marido. ¿Que le quedaba entonces cuando ninguna de las dos cosas estaban?.

Una mujer que un día descubre que ya no es la misma, que su marido no es el mismo, que su matrimonio ya no es el mismo. Que ya no hay nada por conocer, por descubrir, que ya no existe la posibilidad de asombrase con nada del otro. Descubre con desespero que ambos dejaron que la vida, que los días, que los momentos les pasaran por el lado y simplemente se acostumbraron a todo. Y ahí, con esa certeza que la mata, surge la angustia de saber que no hay nada por hacer ya, o mas bien, que ella no es capaz de hacer nada ya.

les dejo los siguientes fragmentos del libro….

-¿Qué hacer cuando el mundo se ha descolorido? No queda más que matar el tiempo

– Ya sé. En mi juventud se me dijo tanto que estaba equivocada, y tener razón me costó tanto, que rechazo equivocarme.

– La perpetua juventud del mundo me corta el aliento. Cosas que amaba han desaparecido. Muchas otras me han sido dadas.

– Los libros me salvaron de la desesperación; eso me persuadió de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica.

– Conozco a esas jóvenes “a la moda”. Tienen una vaga profesión, pretenden cultivarse, hacer deportes, vestirse bien, mantener impecable su departamento, educar perfectamente a sus hijos, llevar una vida mundana, en una palabra, éxito en todos los planos. Y no tienen verdadero interés por nada. Me hiela la sangre.

– ¿Qué significa amar, para él, hoy día? Leer el resto de esta entrada »

Alfonsina Storni : Besos (Poesía)

Posted on Actualizado enn

ver

Besos

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada,
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuántas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingénuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica, piadosa, su agonía.

Desde entonces en los besos palpitan
el amor, la traición y los dolores;
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien: son besos míos
inventados por mí, para tu boca. Leer el resto de esta entrada »

Rosa Montero: Amor Ciego (Cuento Completo)

Posted on Actualizado enn

rosamonteroRosa Montero es escritora y periodista española. Sus relatos están cargados de humor e ironía, siempre desde una perspectiva femenina. Les recomiendo La Hija del Caníbal y la Loca de la Casa, pero hoy les dejo uno de mis cuentos favoritos, dentro de los muchos que tiene: Amor Ciego. La temática es más común de lo que se cree. La preocupación por la imagen propia, la relación con la belleza y la fealdad han constituido un leit-motiv del discurso literario realizado por mujeres específicamente. Acá se puede ver como la frialdad de lo cotidiano, se opone a la fuerza de la narración.

AMOR CIEGO

Tengo cuarenta años, soy muy fea y estoy casada con un ciego.

Supongo que algunos se reirán al leer esto; no sé por qué, pero la fealdad en la mujer suele despertar gran chirigota. A otros la frase les parecerá incluso romántica: tal vez les traiga memorias de la infancia, de cuando los cuentos nos hablaban de la hermosura oculta de las almas. Y así, los sapos se convertían en príncipes al calor de nuestros besos, la Bella se enamoraba de la Bestia, el Patito Feo guardaba en su interior un deslumbrante cisne y hasta el monstruo del doctor Frankenstein era apreciado en toda su dulce humanidad por el invidente que no se asustaba de su aspecto. La ceguera, en fin, podía ser la llave hacia la auténtica belleza: sin ver, Homero veía más que los demás mortales. Y yo, fea de solemnidad, horrorosa del todo, podría haber encontrado en mi marido ciego al hombre sustancial capaz de adorar mis virtudes profundas.

Pues bien, todo eso es pura filfa. En primer lugar, si eres tan fea como yo lo soy, fea hasta el frenesí, hasta lo admirable, hasta el punto de interrumpir las conversaciones de los bares cuando entro (tengo dos Ojitos como dos botones a ambos lados de una vasta cabezota; el pelo color rata, tan escaso que deja entrever la línea gris del cráneo; la boca sin labios, diminuta, con unos dientecillos afilados de tiburón pequeño, y la nariz aplastada, como de púgil), nadie deposita nunca en ti, eso puedo jurarlo, el deseo y la voluntad de creer que tu interior es bello. De modo que en realidad nadie te ama nunca, porque el amor es justamente eso: un espasmo de nuestra imaginación por el cual creemos reconocer en el otro al príncipe azul o la princesa rosa. Escogemos al prójimo como quien escoge una percha, y sobre ella colgamos el invento de nuestros sueños. Y da la maldita casualidad de que la gente siempre tiende a buscar perchas bonitas. Da la cochina casualidad de que a las niñas lindas, por muy necias que sean, siempre se les intuye un interior emocionante. Mientras que nadie se molesta en suponer un alma hermosa en una mujer canija y cabezota con los ojos demasiado separados. A veces esta certidumbre que acompaña mi fealdad escuece como una herida abierta: no es que no me vean, es que no me imaginan.

Leer el resto de esta entrada »

Paz Errázuriz : Fotógrafa Chilena

Posted on

paz

Hay profesiones de las que se conocen pocas representantes femeninas chilenas. Este es el caso de Paz, que cuenta con una gran trayectoria y curriculum. A pesar de vivir y trabajar en Chile, para los que no pertenecemos al circuito, nos es casi una desconocida.

Nació en Santiago de Chile. Luego de estudiar Educación en Cambridge Institute of Education, Inglaterra en 1966, y Educación en la Universidad Católica de Chile, en 1972, empezó su formación como fotógrafa autodidacta la que perfeccionó en International Center of Photography de Nueva York en 1993.

Inició su actividad profesional y artística en la década de los ochenta. Dado su interés por explorar diversas temas del entramado social, sus fotografías en blanco y negro han abordado principalmente el género del documento social, experimentando a su vez en video arte con su video El Sacrificio.

Ha publicado libros como El Infarto del Alma junto a Diamela Eltit, La Manzana de Adán junto a Claudia Donoso, Kawesqar: Hijos de la Mujer Sol, Amalia -libro para niños- y  una antología de su obra Paz Errázuriz, fotografía 1982-2002.
Su trabajo ha sido expuesto  en Chile e internacionalmente destacando su exposición Réplicas y Sombras en la sala de Fundación Telefónica en Santiago 2004.

Cofundadora de la Asociación de fotógrafos Independientes (AFI) y colaboradora de l revista Apsi y de diversas agencias de prensa, ha recibido las becas Guggenheim (1986), Fundación Andes (1990), Fulbright (1992) y Fondart (1994 y 2009). Ha recibido el premio Ansel Adams, otorgado por el instituto Chileno Norteamericano de Cultura, en 1995, el Premio a la Trayectoria Artística del Círculo de Críticos de Arte de Chile en 2005 y el premio Altazor en 2005.

“La flotante ambiguedad del quizás, del tal vez, que opera en las fotos de Paz Errázuriz como inductor de sospechas en torno a qué es lo realmente extraño en ellas, nos lleva a desconfiar de los índices sociales que catalogan normalidad y anormalidad. Después de mirar una de sus fotografías, proyectamos la sombra de una misma desconfianza hacia toda catalogación presuntamente asegurada. Las identidades retratadas por Paz-identidades que van desde lo común (lo ordinario, lo cotidiano) hasta lo des-comunal (lo monstruoso, lo insólito, lo extremo)- caen bajo el mismo examen de luz, son inexorablemente sometidas a la misma nitidez que llama a precisión de rasgos y carácteres.” (Nelly Richard)

Para sus fotografías tienen algo de abandono, y la ausencia de color , solo acrecientan esta sensación, donde la luz pareciera ser la única que da vida a estos personajes al otro lado del lente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Última Niebla: María Luisa Bombal (fragmento)

Posted on

mujer-en-niebla

…..Hace varias horas que hemos llegado a la ciudad. Detrás de la espesa cortina de niebla, suspendida inmóvil alrededor de nosotros, la siento pesar en la atmósfera.

…..La madre de Daniel ha hecho abrir el gran comedor y encender todos los candelabros sobre la larga mesa de familia donde , en una punta, nos amontonamos, entumecidos. Pero el vino dorado, que nos sirven en copas de pesado cristal, nos entibia las venas; su calor nos va trepando por la garganta hasta las sienes.
…. Daniel, ligeramente achispado, promete restaurar en nuestra casa el oratorio abandonado. Al final de la comida hemos convenido que mi suegra vendrá con nosotros al campo.
…. Mi dolor de estos últimos días, ese dolor lancinante como una quemadura, se ha convertido en una dulce tristeza que me atrae a los labios una sonrisa cansada. Cuando me levanto, debo apoyarme en mi marido. No sé por qué me siento tan débil y no sé por que no puedo dejar de sonreír.
…. Por primera vez desde que estamos casados, Daniel me acomoda las almohadas. A medianoche me despierto, sofocada. Me agito largamente entre las sábanas, sin llegar a conciliar el sueño. Me ahogo. Respiro con la sensación de que me falta siempre un poco de aire para cada soplo. Salto del lecho, abro la ventana. Me inclino hacia afuera y es como si no cambiara de atmósfera. La neblina, esfumando los ángulos, tamizando los ruidos, ha comunicado a la ciudad la tibia intimidad de un cuarto cerrado.
…. Una idea loca se apodera de mí. Sacudo a Daniel, que entreabre los ojos.
…..-Me ahogo. Necesito caminar. ¿Me dejas salir?
…..-Haz lo que quieras -murmura, y de nuevo recuesta pesadamente la cabeza en la almohada.
…..Me visto. Tomo al pasar el sombrero de paja con que salí de la hacienda. El portón es menos pesado de lo que pensaba. Echo a andar, calle arriba.
…. La tristeza reafluye a la superficie de mi ser con toda violencia que acumulara durante el sueño. Ando, cruzo avenidas y pienso:
…. -Mañana volveremos al campo. Pasado mañana iré a oír misa al pueblo, con mi suegra. Luego, durante el almuerzo, Daniel nos hablará de los trabajos de la hacienda. En seguida visitaré el invernáculo, la pajarera, el huerto. Antes de cenar, dormitaré junto a la chimenea o leeré los periodicos locales. Después de comer me divertiré en provocar pequeñas catástrofes dentro del fuego, removiendo desatinadamente las brasas. A mi alrededor, un silencio indicará muy pronto que se ha agotado todo tema de conversación y Daniel ajustará ruidosamente las barras contra las puertas. Luego nos iremos a dormir. Y pasado mañana será lo mismo, y dentro de un año, y dentro de diez; y será lo mismo hasta que la vejez me arrebate todo derecho a amar y a desear, y hasta que mi cuerpo se marchite y mi cara se aje y tenga vergüenza de mostrarme sin artificios a la luz del sol. Leer el resto de esta entrada »