Delfina Fonseca: Bombero Voluntario

Posted on Actualizado enn

31873_270

Para los que no lo saben, vivo en Viña del Mar, y desde mi balcón a partir del sábado, he visto como una nube negra y gruesa atraviesa el mar, enmarcada por una lengua de fuego que recorre los cerros de mi vecino Valparaíso, principal puerto de Chile y Patrimonio de la Humanidad.

Es cierto que la geografía de la bahía favorece los grandes incendios, por algo los mapuches ya la llamaban Alimapu, (tierra quemada), mucho antes que llegaran los españoles. Si nos remitimos a la historia, por alguna razón fue en Valparaíso donde se registra la primera compañía de bomberos de Sudamérica, fundada en 1851, sin embargo, este nivel de destrucción no tiene comparación con ninguno que se sepa en la región. Ya van 12 personas fallecidas, más de 850 hectáreas consumidas, 11 cerros afectados, 17.000 evacuados, más de 2.000 viviendas destruidas y 500 lesionados. El nivel del destrucción del fuego lo han comparado con el de un bombardeo áereo.

Detrás del combate del fuego en Chile, tenemos un cuerpo de bomberos que cuenta con la característica única en el mundo de ser voluntario. No me gusta decir que no son profesionales, porque la gran mayoría lo son, y arriesgan su vida, con limitados recursos, y posibilidades de perfeccionamiento, por lo que el debate sobre dicha condición en lleva muchísmos años en el país. Sus principales defensores son el mismo cuerpo de bomberos.

En lo que sí es similar a otros países, es que es una labor principalmente dominada por hombres. Pero cada vez más, hay mujeres, que motivadas principalmente por su condición de voluntariado, están dispuestas a formar parte de un club masculino por excelencia.

La pionera fue Delfina Fonseca Carrasco, la “Tita”, nacida el 3 de junio de 1927, a quien llamaban  “la bombera chica” ya que cuando había un incendio llevaba el uniforme a su hermano a su lugar de trabajo.

La decisión de ingresar a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Curacautín, la asumió 6 de abril de 1955, cuando tenía 27 años, después de colaborar con un grupo de 16 mujeres en las labores de extinción de un gran incendio que afectó a su ciudad. Fue así como se convirtió en la primera Bombero Voluntaria Insigne de Sudamérica.

Si bien todas ellas ingresaron a la institución, sólo Delfina siguió vistiendo el uniforme, ya que como ella misma lo señala “Bomberos siempre ha sido su pasión” y siempre recibió el apoyo de su madre para cumplir con su compromiso, obligándola a asistir a los llamados de madrugada cuando el sueño era más fuerte. Nunca se casó.

De aquellos tiempos, Delfina recuerda que se trabajaba a pulso, pues no habían carros,  ni se contaba con la tecnología actual, lo que dificultaba todo el proceso.

Llegó a ser Tesorera, Sargento y Teniente. Todavía concurre diariamente al Cuartel, y si bien aún mantiene viva su pasión por concurrir a un llamado, sus años no se lo permiten. Hoy busca transmitirle su experiencia y conocimiento a sus compañeros de uniforme.

Anuncios

Un comentario sobre “Delfina Fonseca: Bombero Voluntario

    Josefa escribió:
    abril 14, 2014 en 7:49 pm

    Hay que tener agallas para ser bombero! Bravo Delfina!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s