Mes: mayo 2014

La Ridícula idea de no Volver a verte: Rosa Montero (Opinión)

Posted on Actualizado enn

Aprovechando que muchos me preguntan por buenos libros, quiero escribir sobre el último que se fue al fondo de mi cajonera, en espera del siguiente afortunado que lo tenga en sus manos. “La Ridícula Idea de No Volver a Verte” llamó mi vista en los estantes de la librería primero por esa mujer que parece volar con la vista fija al infinito . Al acercarme y leer el título, no dejé de preguntarme, porqué ridícula y no insoportable?. Al ver que lo escribía la Rosa Montero, no demoré mucho en tenerlo en mi casa.

No abundan las novelas que relaten el significado de una vida concreta, ni menos dedicados a estudiar seriamente el amor. Cuántos habrán dedicados a cómo lograr el éxito, me pregunto. Tampoco los que arriesgan formas en un mundo tan acartonado en el que todo debe transcurrir por estancos, por cajones, por géneros. Y mientras el mundo literario se ocupa en clasificar esas formas, la vida pasa por otra parte. 

Pensé encontrarme con una de esas historias tortuosas de amores imposibles, sin embargo, me encontré con una mágica novela inclasificable, llena de citas, cartas, e imágenes, donde a partir de un diario de vida que Madame Curie comenzó a escribir después de la muerte de Pierre (su marido), Rosa Montero hila con retazos autobiográficos cómo a través de la biografía de la científica pudo leer su propia experiencia con la muerte de su compañero por más de 20 años. Pero va mucho más allá de la autobiografía para hablarnos, entre otras cosas, de las ganas que sentimos los humanos de dilatar la experiencia de la vida para incluso hacer revivir a nuestros muertos en nuestra propia existencia, y de la suerte de quienes hemos conocido el amor, “eso que consiste en encontrar a alguien con quien compartir tus rarezas” (qué frase notable, Rosa).

Descubrir la humanidad de esta gran científica polaca no dejó de sorprenderme. De cómo a pesar de buscar desde niña #HonraralosPadres (es un libro lleno de hashtags), pudo vencer una sociedad machista de fines de siglo XIX , dedicarse al estudio y las ciencias, buscando siempre la excelencia.  Unida tras la pasión por la física y el radio, en una amor que parecía sacado de contexto histórico por la admiración que profesaba Pierre a Marie. Un amor, que Rosa, deja entrever  con muchos textos escritos desde la propia mano de la Curie, como mucho más que científico. Madame Curie, es además, una de las tres personas en ganar dos Nobel (El de Física con Pierre, y el de Química por su cuenta), y también una de las dos mujeres en hacerlo en física (la otra fue su hija Irene, vaya genes!).   Marie fue mucho más allá después de Pierre, incluso encontrando el amor en un equivocado (y casado) Langevin, que casi le cuesta el segundo Nobel, por el escándalo periodístico suscitado. 

Leer el resto de esta entrada »

Gioconda Belli: Mi Amor como Río Caudaloso

Posted on Actualizado enn

20140520-235714-86234379.jpg

Chorreándose en el cuerpo de mi hombre,
mi amor toca tambor y flauta
en las montañas de mi tierra,
dispara con ametralladora
su descarga de besos.
Es un amor de guerra
con «adiós» y «nos vemos»
un amor con señales de humo
-a lo lejos-
un amor para llevarse en mochilas
para andar clandestino
por ciudades y valles.
Es un amor para cantar victoria,
para llorar heridos
y aprender de derrotas.
Mi amor es bien contento
aunque -a veces- me haga brotar el llanto
es grande como la esperanza
y el valor de mi pueblo;
tiene olores de finca
huele a tierra mojada y campo.
Mi amor es fiero,
ardiente como la libertad,
no conoce de tiempo,
anda dentro de mí
desbocado y rebelde.
Me ha llenado de luz
y lo llevo cargado como un fusil al hombro
lloro y río por él
por este amor hermoso,
claro, como tus ojos.

Gioconda Belli: Manifiesto de PIE (El País de las Mujeres, fragmento)

Posted on Actualizado enn

Capturadepantalla2010-07-28alas11.17.17

MANIFIESTO DEL PARTIDO DE LA IZQUIERDA ERÓTICA (PIE)

1. Somos un grupo de mujeres preocupadas por el estado de ruina y desorden de nuestro país. Desde que esta nación se fundó los hombres han gobernado con mínima participación de las mujeres, de allí que nos atrevamos a afirmar que es la gestión de ellos la que ha sido un fracaso. De todo nos han recetado nuestros ilustres ciudadanos: guerras, revoluciones, elecciones limpias, elecciones sucias, democracia directa, democracia electorera, populismo, casi-fascismo, dictadura, dicta blanda. Hemos sufrido hombres que hablaban bien y otros que hablaban mal; gordos, flacos, viejos y jóvenes, hombres simpáticos y hombres feos, hombres de clase humilde y de clase rica, tecnócratas, doctores, abogados, empresarios, banqueros, intelectuales. Ninguno de ellos ha podido encontrarle el modo a las cosas y nosotras, las mujeres, ya estamos cansadas de pagar los platos rotos de tanto gobierno inepto, corrupto, manipulador, barato, caro, usurpador de funciones, irrespetuoso de la constitución. De todos los hombres que hemos tenido no se hace uno. Por eso nosotras hemos decidido que es hora de que las mujeres digamos: SE ACABÓ.

2. De todas es conocido que las mujeres somos duchas en el arte de limpiar y manejar los asuntos domésticos. Nuestra habilidad es la negociación, la convivencia y el cuido de las personas y las cosas. Sabemos más de la vida cotidiana que muchos de nuestros gobernantes que ni se acercan a un mercado; sabemos lo que está mal en el campo y lo que está mal en la ciudad, conocemos las intimidades de quienes se las dan de santos, sabemos de qué arcilla están hechos los varones porque de nosotras salieron aún los peores, ésos que la gente libra de culpa cuando los llama hijos de mala madre.

3. Por todo lo anterior, hemos considerado que para salvar este país las mujeres tenemos que actuar y poner orden a esta casa destartalada y sucia que es nuestra Patria, tan Patria nuestra como de cualquiera de esos que mal han sabido llevar los pantalones y que la han entregado, deshonrado, vendido, empeñado y repartido como se repartieron los ladrones las vestiduras de Jesucristo (q.e.p.d.) Leer el resto de esta entrada »

María Elena Walsh: Canción de Cuna para un Gobernante

Posted on Actualizado enn

 

 

CANCIÓN DE CUNA PARA UN GOBERNANTE

Duerme tranquilamente que viene un sable
a vigilar tu sueño de gobernante.

América te acuna como una madre
con un brazo de rabia y otro de sangre.

Duerme con aspavientos, duerme y no mandes
que ya te están velando los estudiantes.

Duerme mientras arriba lloran las aves
y el lucero trabaja para la cárcel.

Hombres, niños, mujeres, es decir: nadie,
parece que no quieren que tú descanses.

Rozan con penas chicas tu sueño grande.
Cuando no piden casas, pretenden panes.

Gritan junto a tu cuna.
No te levantes aunque su grito diga: «Oíd, mortales».

Duermete oficialmente, sin preocuparte,
que sólo algunas piedras son responsables.

Que ya te están velando los estudiantes
y los lirios del campo no tienen hambre.

Y el lucero trabaja para la cárcel.

 

María Elena Walsh, fue una importante poetisa y cantautora argentina, considerada una de las figuras destacadas de la literatura y el folklore de su país. Nació en 1930, y hasta su muerte, en 2011, fue considerada un “mito viviente, prócer cultural blasón de casi todas las infancias”. Una de sus temáticas  más reincidentes es la añoranza de la infancia y el desarraigo.

Su padre era inglés y su madre era hija de inmigrantes andaluces. María Elena se crió en una enorme casa de Ramos Mejía, Buenos Aires, rodeada de árboles, gallinas, rosales y animales de todas las especies. Un espacio donde aprendió a respetar la vida y creció en relativa libertad de la tradicional educación de clase media de la época. Tímida y rebelde, leía mucho de adolescente y publicó su primer poema a los 15 años en la revista “El Hogar”. Poco después escribió en el diario “La Nación”.  Sus primeras publicaciones, “Fideos Finos” y “Novios de antaño” estuvieron dedicadas a la reconstrucción de su infancia.

Un año antes de finalizar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes publicó su primer libro (en 1947), “Otoño imperdonable”, que recibió el segundo premio Municipal de Poesía y fue alabado por la crítica y por los más importantes escritores hispanoamericanos. A partir de allí su vida dio un vuelco: empezó a frecuentar círculos literarios y universitarios y escribía ensayos. Otoño imperdonable,  fue inmediatamente celebrado por Pablo Neruda y “consagrado” por Juan Ramón Jiménez con el insólito gesto de invitar a su autora a pasar una temporada en su casa de Maryland, en Estados Unidos. Sesenta años después, el libro sigue deslumbrando, ante todo, por el prodigioso manejo de los patrones musicales de la poesía tradicional y por su áspero, amargo lirismo, que González Lanuza comparó muy bien con el de Gabriela Mistral, a salvo de las blanduras de la “poesía femenina” de entonces. Leer el resto de esta entrada »

Día de la Mamá

Posted on Actualizado enn

5296_116077496164_7625264_nHace poco escuché de un siquiatra (hombre), que las mujeres somos objetiva y radicalmente, superiores a los hombres por un simple hecho: ser madres. Según él, el hecho de  estar bombardeadas de hormonas durante 9 meses, produce un cambio bioquímico tan fuerte, que nos convierte en algo así como la versión 2.0 de la especie. No salten los hombres que lean esto, no es que nos dote de una inteligencia racional superior, pero sí, de una capacidad arrolladora de vincularse, de desarrollar mucho mejor la comunicación y de hacer bien como 400 cosas a la vez, entre otras virtudes. Lo que no está tan lejos de la percepción generalizada de las  competencias más relacionadas a lo femenino.

No sé cuánto tendrá de científica esta afirmación, pero no deja de tener sentido que un embarazo deje algo más que estrías. Sé que hay muchos tipos de mamás distintas, pero me atrevo a afirmar que lo que nos une a todas, es la fuerza con que aprendemos a amar. Esa que te permite pasar en vela cuando tienen fiebre, o compartir  con un orgullo ciego (y sin pudor alguno) a todos tus contactos, un corazón pintarrajeado. Con ese amor incondicional, irracional y poderoso, con el que todo niñ@ tiene el derecho a crecer.

Shadi Ghadirian: La Fotógrafa del Corán

Posted on Actualizado enn

(por Luz Espinosa)

“¡Y sabed que ellas tienen los mismos derechos que ellos, como saben los que tienen conocimiento!”.

(Corán: 2,228)

El Corán tiene rango de Constitución Islámica: contiene no sólo normas con efecto espiritual o religioso, sino todo el conjunto de reglas sociales y políticas que conforman el modelo de Estado.

El Corán no ha tenido la más mínima modificación, desde su puesta por escrito en el siglo VII, y es aceptado como ley suprema con
efectos morales, jurídicos y sociales por todos los musulmanes sin excepción. A pesar de que el Corán ve como iguales a hombres y mujeres, éstas han visto cómo se imponen en la práctica las costumbres misóginas y discriminatorias que estos países tenían antes de la llegada de Islam, y que la religión trató de erradicar.

Desde hace algunas décadas, las musulmanas han ido borrando la idea que gira en torno a su sociedad; la deformación de ésta ha generado en mujeres islámicas la necesidad de expresarse a través del arte. Farida Benlyazid, cineasta marroquí, expresó que “el islam es tolerancia o no es islam”.

Shadi Ghadirian eligió la fotografía como medio de expresión. Nacida en Irán, en 1974, muestra en cada una de sus fotografías la dualidad y contradicción de la vida islámica. Su primera serie, Qajar Series, la realizó entre el cambio de siglo, entre 1998 y 2001. En ésta, muestra a mujeres con vestidos del siglo XIX y en los escenarios añade algunos elementos actuales como una bicicleta de montaña, un periódico o una botella de Pepsi, para jugar con el concepto de cambio dentro de su sociedad.


Su trabajo muestra a la típica mujer iraní vestida con un chador, la fotógrafa no teme ser arrestada por su trabajo: siempre utiliza el pañuelo en sus modelos, pues es una parte de su realidad. Conoce los límites que la sociedad establece y no pretende buscar la provocación y la confrontación explícita. Busca mostrar la realidad de la sociedad iraní y el velo y el chador son parte de ella.

La planchas, cacerolas, cucharas….. no representan a la mujer iraní sólo como un objeto, pues como el nombre de la serie lo dice: Like every day muestra las “extensiones” que las mujeres de esa cultura utilizan para realizar las actividades de su día a día.

Shadi Ghadirian busca mostrar, con respeto y admiración, la vida de las mujeres del país en el que le tocó vivir. “Es muy lindo cómo las mujeres usan el vestido en Irán. Creo que es bastante diferente a otros países. Hay variedad también dependiendo de cómo interpreten su cuerpo en relación a la comunidad. No hay muchas, pero las que son religiosas van todas de negro. En mi caso voy vestida con pantalones y trajes-chaqueta. Llevo un pañuelo en la cabeza, pero es muy pequeño. En el interior de las casas todo cambia, ahí puedes vestir como quieras”.

La fotógrafa reconoce que, a pesar de la visión que se tiene sobre su cultura, no dejaría su país y que lejos de la visión que se tiene sobre las mujeres musulmanas, siente respeto y admiración por su cultura, pues el Corán ve como iguales a hombres y mujeres.

En algún tiempo, los “sabios” y filósofos de la religión cristiana discutieron sobre la existencia del alma en la mujer y, después de un debate, ellas ganaron, por un voto, el alma, la que al final obtuvieron sólo como “remedio de la concupiscencia”. El Corán siempre las ha visto como iguales y no se puede criticar lo que no se vive en carne propia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.