Historia

Recorrido

Posted on Actualizado enn

Deseo poder alcanzar aquellos días en que solo podíamos hablarnos si nos mirábamos a los ojos.

Cuando una visita siempre implicaba una invitación a recorrer, ya sea porque el camino para llegar era muy largo o los medios demasiado escondidos. 

Y el destino era tan difuso, que el final, mezclaba parte del viaje con un destino no conocido. Y en el momento,  se revelaba que nada es inmediato y mucho ya lo habías construido. 

Porque -al llegar- cada cosa que uno hace es tan trivial como el esfuerzo y el reflejo de lo conocido.

Hoy, que muchas veces me abofetea la confusión de que -como existe lo fácil- lo verdadero debiese ser derecho adquirido, te doy gracias, recorrido. 

Imafemario. 

5 Mujeres Chilenas Pioneras y de las que seguramente no habías escuchado.

Posted on Actualizado enn

Hace poco llegó de regalo a mis manos el libro “Mujeres Chilenas Inolvidables”, una recopilación con la reseña de vida de más de 80 mujeres chilenas que han dejado alguna huella en la breve historia escrita de nuestro territorio. Ya había escuchado de él en algún programa radial y tal como señala su prólogo “pone de relieve a mujeres del pasado y del presente, cuyas acciones, ideas y miradas han enriquecido la cultura y el diálogo en nuestro país y el mundo”.

 Y puesto que las listas están en boga, decidí hacer una personal basándome en una idea general, que hayan sido las primeras en abrir caminos en alguna área o actividad y que no sean tan reconocidas, como por ejemplo, la Mistral.

1.- Sor Úrsula Suárez (1666-1749): fue la primera mujer chilena escritora de la cual se guardan registros.  A pesar de pertenecer a una familia privilegiada, Amanda Pinto, su verdadero nombre, desarrolló a muy temprana edad una completa rebeldía hacia la institución del matrimonio y la estructura patriarcal. De esta manera, vio en el ingreso a un convento de monjas, la posibilidad de liberarse de una vida en la compañía de un hombre. Obligada por su confesor, escribió una autobiografía, práctica habitual para mantenerlas por “el buen camino”. Solía engañar a los hombres diciéndole que no era monja.

Todos mis pecados fueron engañar a los hombres por vengar a las mujeres por las que ellos han burlado, y desde antes de cambiar los dientes empecé a vengar a las mujeres con grande empeño”

2.- La Sargento Candelaria Pérez (1810-1870): Nacida en la Chimba, al norte de Santiago, tuvo un origen humilde y escasa educación formal. Trabajando como empleada doméstica con una familia holandesa, fue como llegó hasta Perú cuando estalla la guerra contra la confederación Perú-Boliviana. Candelaria Pérez se unión a las tropas como enfermera-cantinera. Sin embargo, su enorme coraje sobrepasó las tareas asignadas y luchó al lado de sus compañeros en el campo de batalla. Fui designada Sargento y Alférez, para luego ser inmortalizada por el historiador Benjamín Vicuña Mackenna, como la primer mujer soldado de Chile.

3.- Eloísa Díaz Insunza (1866-1950): Corría el año 1877 cuando fue promulgado el decreto que permitía el acceso de mujeres a la educación superior en Chile. Es por esta razón cuando en 1981, Eloísa postula a estudiar medicina en la Universidad de Chile, no fue con poco revuelo. Acompañada de su madre en la sala de clases, debió soportar y superar diversos prejuicios y resistencias tanto por parte de sus compañeros como de profesores. Sin embargo, al obtener el título de la  primera mujer en Chile y Latinoamérica en Medicina y Cirugía, ya contaba con la admiración y reconocimiento de la mayoría de sus colegas. Se dedicó a la ginecología y lideró diversas organizaciones de ayuda médica como la asociación de señoras contra la tuberculosis, la Liga contra el Alcoholismo y la Liga Chilena de Higiene Social, que la llevaron a ser reconocida como “Mujer Ilustre de América”.

“Vedado estaba para la mujer chilena franquear el umbral sagrado del templo de la ciencia. La ley se oponía a ello cerrándole el paso que conducía a las aulas oficiales en las diversas gradaciones de la enseñanza secundaria y superior. Sensible como mujer por estructura, tímida por consecuencia de su sensibilidad especial, acató ella inconscientemente la prohibición injusta que se le imponía y temió traspasar la línea que le señalara como límite a su actividad social y al desarrollo de su inteligencia”. (Eloísa Díaz, discurso de su graduación, 1887). Leer el resto de esta entrada »

Eleanor Roosevelt: La MUJER tras la Primera Dama.

Posted on Actualizado enn

tumblr_m72khsOGkP1r5g3yto1_500

El nombre de Eleanor Rossevelt me sonaba tanto (y tan poco) como el de muchas primeras damas estadounidenses: Jackie Keneddy, Michelle Obama o Nancy Reagan. Típicos modelos anquilosados y manoseados hasta el cansancio de housewife ideal gringa, de las que nos preocupa más analizar su look , su “charm” y su “china”, que detenernos en sus proyectos o dichos. Solo Hillary Clinton a mis 38 años logró imponerse en mi pensamiento mágico como una mujer con ideas propias y un enorme potencial político. Sin embargo, se puede adivinar, sin miedo a equivocarse, la gran relevancia que pueden tener en los acontecimientos mundiales, desconociéndose, eso sí, la cuantía de éste.

Sin duda, “Las mujeres somos las grandes olvidadas de la historia” afirma dolorosamente Elena Poniatowska, que ha trabajado incansablemente para descubrir a aquellas heroínas anónimas, desconocidas, marginadas de las páginas de la historia que han participado en la génesis de las grandes transformaciones de la humanidad. Lamentablemente, la historia que conocemos, que nos enseñan desde la infancia ha sido construida bajo una única visión, la historia de la humanidad es una historia sesgada, contada en masculino. Es tarea de tod@s investigar e intentar reconstruirla.

Hace unos días, vi en H2, la señal alternativa de History Channel, un programa llamado “Diez cosas que no sabías” (se los recomiendo a los amantes de la historia). En este caso, los elegidos fueron los Roosevelt y abrió mi apetito y mi curiosidad acerca de la vida de la primera de ellas que se puso un micrófono enfrente y dio un mensaje a su país a: Eleanor Roosvelt.

Nacida el 11 de octubre de 1884 en la ciudad de Nueva York, casada con su primo (lejano) Franklin Delano Roosvelt. No fue la primera esposa de un Presidente, pero sin duda fue una pionera en la esfera política. Es considerada una de las mujeres con mayor influencia en el siglo XX. Pero para nosotros, aquí tan al oeste del charco y tan abajo de la línea de la línea del Ecuador, poco conocida es la gran vida que llevó este personaje a ser merecedora de dicho título.

Detrás de una faceta, en apariencia tradicional, se encuentra una mujer liberal, con una vida excepcional, que trabajó, luchó y construyó los cimientos de muchos de los derechos de género y humanos por los que aún existe un espacio de reivindicación. Muchas veces oponiéndose incluso a las decisiones de su marido.

Era hija de Elliott Roosevelt y Anna Hall Roosevelt, quien llamaba a su hija cariñosamente “abuelita” por sus maneras de actuar un tanto anticuadas. Eleanor, era la sobrina favorita del presidente de los Estados Unidos al inicio del siglo XX, Theodore Roosevelt. No era una mujer de gran belleza, muy alta y delgada, con aspecto deslavado, no tuvo una infancia fácil. A los 5 años debió lidiar con la muerte de su madre, su hermano y su padre en un lapso de solo tres años. Fue enviada por su abuela a un internado en Londres, del cual volvería a los 17 años e iniciaría una relación secreta con un primo lejano de su padre, Franklin Delano Roosevelt, compromiso al cual se opondría firmemente su futura suegra. A pesar de esto, se casaron en 1905 y tuvieron 6 hijos.

Su matrimonio, sin embargo, sufrió grandes baches. Cuando su marido ya era senador por el estado de Nueva York, Eleanor descubrió que la engañaba con su secretaria (la de ella!), Lucy Mercer. La familia de Franklin amenazó con desheredarlo si se divorciaba, pero Eleanor puso sus condiciones para evitar el escándalo: de ahí en adelante dormirían en cuartos separados y no podría volver a ver a su amante. Leer el resto de esta entrada »

Delfina Fonseca: Bombero Voluntario

Posted on Actualizado enn

31873_270

Para los que no lo saben, vivo en Viña del Mar, y desde mi balcón a partir del sábado, he visto como una nube negra y gruesa atraviesa el mar, enmarcada por una lengua de fuego que recorre los cerros de mi vecino Valparaíso, principal puerto de Chile y Patrimonio de la Humanidad.

Es cierto que la geografía de la bahía favorece los grandes incendios, por algo los mapuches ya la llamaban Alimapu, (tierra quemada), mucho antes que llegaran los españoles. Si nos remitimos a la historia, por alguna razón fue en Valparaíso donde se registra la primera compañía de bomberos de Sudamérica, fundada en 1851, sin embargo, este nivel de destrucción no tiene comparación con ninguno que se sepa en la región. Ya van 12 personas fallecidas, más de 850 hectáreas consumidas, 11 cerros afectados, 17.000 evacuados, más de 2.000 viviendas destruidas y 500 lesionados. El nivel del destrucción del fuego lo han comparado con el de un bombardeo áereo.

Detrás del combate del fuego en Chile, tenemos un cuerpo de bomberos que cuenta con la característica única en el mundo de ser voluntario. No me gusta decir que no son profesionales, porque la gran mayoría lo son, y arriesgan su vida, con limitados recursos, y posibilidades de perfeccionamiento, por lo que el debate sobre dicha condición en lleva muchísmos años en el país. Sus principales defensores son el mismo cuerpo de bomberos.

En lo que sí es similar a otros países, es que es una labor principalmente dominada por hombres. Pero cada vez más, hay mujeres, que motivadas principalmente por su condición de voluntariado, están dispuestas a formar parte de un club masculino por excelencia.

La pionera fue Delfina Fonseca Carrasco, la “Tita”, nacida el 3 de junio de 1927, a quien llamaban  “la bombera chica” ya que cuando había un incendio llevaba el uniforme a su hermano a su lugar de trabajo.

La decisión de ingresar a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Curacautín, la asumió 6 de abril de 1955, cuando tenía 27 años, después de colaborar con un grupo de 16 mujeres en las labores de extinción de un gran incendio que afectó a su ciudad. Fue así como se convirtió en la primera Bombero Voluntaria Insigne de Sudamérica.

Si bien todas ellas ingresaron a la institución, sólo Delfina siguió vistiendo el uniforme, ya que como ella misma lo señala “Bomberos siempre ha sido su pasión” y siempre recibió el apoyo de su madre para cumplir con su compromiso, obligándola a asistir a los llamados de madrugada cuando el sueño era más fuerte. Nunca se casó.

De aquellos tiempos, Delfina recuerda que se trabajaba a pulso, pues no habían carros,  ni se contaba con la tecnología actual, lo que dificultaba todo el proceso.

Llegó a ser Tesorera, Sargento y Teniente. Todavía concurre diariamente al Cuartel, y si bien aún mantiene viva su pasión por concurrir a un llamado, sus años no se lo permiten. Hoy busca transmitirle su experiencia y conocimiento a sus compañeros de uniforme.

Florence Nitghtingale: la dama de la lámpara

Posted on

florence-nightingale
En la tradicional Inglaterra Victoriana, donde no se concebía el papel de la mujer más allá de los muros de su hogar, una joven emprendedora renunció a una vida tranquila para sumergirse en el estudio y la práctica de la enfermería. El importantísimo papel que jugó Florence Nightingale en la Guerra de Crimea, del siglo XIX,  le dieron la fama y el reconocimiento como una de las pioneras de la enfermería moderna.
Florence Nightingale nació en Villa Colombaia, en la ciudad italiana de Florencia el 12 de mayo de 1820. Sus padres, William Edward Nightingale y Frances Smith, pertenecientes a la clase alta inglesa, habían viajado por Europa los primeros años de su matrimonio. Establecidos temporalmente en Italia, pusieron a su segunda hija el nombre de su ciudad natal. Así habían hecho también con su hermana mayor, Parthenope, a quien le pusieron el nombre griego de la ciudad de Nápoles, Parthenopolis.
La infancia de Florence trancurrió tranquila en la campiña inglesa. Una institutriz se hizo cargo de la educación de las niñas Nightingale hasta que su padre asumió personalmente su formación. Florence mostró pronto un especial interés por las matemáticas y, aunque sus padres intentaron que siguiera una educación más acorde con su condición de mujer, la tenacidad e insistencia de la pequeña hicieron que sus padres le permitieran continuar con sus estudios.
De profunda fe en la religión anglicana, Florence experimentó una inusual experiencia religiosa. El 7 de febrero de 1837, mientras paseaba por el jardín de Embley, donde pasaba largas temporadas, creyó escuchar una llamada de Dios. Aunque en un primer momento no entendió el significado de aquella visión, con el tiempo se dio cuenta que su pasión por la enfermería había sido una manera de ayudar a los demás tal y como Dios le había pedido.
Su conocimiento de la enfermería por aquel entonces se reducía al cuidado de familiares enfermos. Además de no ser una profesión conveniente para una mujer de la alta sociedad, las personas que se dedicaban no eran consideradas personas educadas ni bien formadas. Además, a la joven le deparaba un futuro muy distinto, debería casarse y tener hijos y convertirse en una gran dama inglesa. Aun así, Florence se enfrentó a su familia cuando pidió incorporarse a trabajar en un hospital y renunció a una proposición de matrimonio.

Leer el resto de esta entrada »

Juana de Castilla: La Loca

Posted on Actualizado enn

juana_la_locaA qué mujer no la han llamado loca alguna vez? Mujer que desea poder, es loca. Mujer que vive abiertamente su sexualidad, es loca. Mujer que no acepta  los dogmas de la iglesia , es loca. Mujer que no desea casarse, es loca. Mujer que no quiere tener hijos, es loca. Mujer que quiere estar sola, es loca. En el fondo, y a lo largo de la historia, toda  expresión de una mujer que no cuadra con los esquemas de su propia época, es loca.

Así es cómo ha sucedido con Juana de Castilla, a la que la historia la conoce como Juana La Loca. Es uno de los personajes españoles más recordados por su atormentada vida. Hija de los Reyes Católicos, y heredera del Reino más poderoso en pleno inicio del Renacentismo, Juana a la edad de 16 años (1496) contrajo matrimonio con Felipe, archiduque de Borgoña, conocido también como Felipe el Hermoso. Dicha unión, que en una primera instancia tenía un fin político, cuenta la historia que se convirtió en un amor cargado de las emociones más profundas.

Juana desde muy pequeña se mostró fuerte, rebelde  e independiente. Sus padres veían con preocupación su  falta de devoción religiosa y el hecho de que no mantuviera correspondencia continua con ellos  después de casada. La muerte de sus hermanos mayores y de un sobrino la convirtieron en heredera de las Coronas de Castilla y Aragón desde 1500.

Muchas versiones hay de su supuesta demencia. Hay quienes la señalan como un defecto genético o que comenzó por los celos irracionales hacia su marido. Lo cierto es que Juana, pudo ser una firma de sacarla del camino. Al haberse opuesto al fanatismo religioso de sus padres y haber preferido por esto, la libertad que encontraba en Flandes. Sus padres creían poco cuerdo en una buena cristiana su falta de apego a los ritos católicos. Pero al parecer todo indica que los primeros indicios comenzaron al tener que acatar los amoríos de Felipe en silencio. Es a partir de ahí, que comienza a actuar irracionalmente.  Esto fue aprovechado tanto por la ambición de su padre, como por de su marido, quienes  declararan que padecía una enfermedad mental. Es por esto que se  acordó que gobernarían conjuntamente en Castilla su marido y su padre, el rey de Aragón, Fernando el Católico. Las malas relaciones entre el yerno (apoyado por la nobleza castellana) y el suegro hicieron que éste renunciara al poder en Castilla para evitar un enfrentamiento armado (1506). Pero ese mismo año murió el Felipe, y ahí se profundizó la idea de locura con actos como llevarse el cadáver de su amado de la Cartuja de Miraflores, y vagar por pueblos  por meses, casi sin tomar decisiones de Estado, viajar de noche, retirar de su corte a las mujeres incluyendo a las sirvientas, no dejar que la separaran del cuerpo de Felipe.

Leer el resto de esta entrada »