Musa

Isabella Springmuhl: Cuánto talento por mirar.

Posted on Actualizado enn

img_8938

Normalmente este día escribo sobre  Poesía (21 de marzo, su día oficial), pero simbólicamente me he encontrado con que también es el día en que se visibiliza el Síndrome de Down. El  año pasado, no entendía como dos fechas que quieren poner en el tapete temas tan relevantes, compartían calendario.

Pero simbólico o no, poet@s y quienes tienen esta condición, son capaces de vivir a fondo emociones!que los “normales” ni siquiera percibimos, y peor, no valoramos. En las palabras del Pipo ( a través de Miradas Compartidas) hay mucha poesía. Hay conocimiento y amor. Cercanía. Les comparto su texto de hoy:

“A veces los miro y siento envidia, envidia de verlos tan felices, preocupados de vivir a concho el presente y no gastar energía en el pasado ni el futuro. Sin miedo a decir “te quiero” las veces que encuentran necesarias ni a darte un abrazo apretado si lo estiman conveniente. A bailar como si el mundo se fuera a acabar o celebrar un gol como si ganaran la Copa del Mundo. Siento envidia de verlos más apegados al cariño que a las cosas materiales y a tener ese cromosoma de más que los hace ser aún más únicos. Hoy en su día, invito a todos a ser más #down y menos “normales” Feliz día Internacional del #sindromededown #vivanlasdiferencias ❤️❤️ @micompartidas #elpoderdelainclusión” @pipoolavarria

Lo mismo que creo que fue la esfera bajo la que se crió Isabella. Llegó a este mundo como una hija que admira, absorbe, aprende y crea su mundo propio. Tal como cualquier otr@. Hija de una creadora, es la primera diseñadora de moda con síndrome de Down. Sus diseños fueron exhibidos en el International Fashion Showcase de la Semana de Moda del Londres en 2016. En el mismo año fue elegida en la lista 100 mujeres de la BBC. Y solo tiene 22.

Isabella es guatemalteca, y traduce todo en sus diseños, que están influidos por su folklore, apoyándose en los indígenas para sus creaciones. Hace accesorios, carteras, ponchos y vestidos inspirados en su país y cultura. Los diseños son coloridos, muy centroamericanos, pero tienen ese toque chic que la llevó a las pasarelas.

A esa edad, en lo particular, estaba muy preocupada si me estaban poniendo los cuernos o si pasaba un ramo. Estudiaba, pero ella está a otro nivel. Isabella ya encontró el lugar donde aporta para que nuestra sociedad sea un lugar mejor.

Entiendo lo de los calcetines de hoy. De hecho, fue un momento de conversación con mis hijos. Pero más allá de eso, hay un mundo que no miramos con suficiente atención. Hay talento desperdiciado. Y tanto, tanto aprendizaje para los que lo rodeamos.

100 años teñidos de Violeta

Posted on Actualizado enn

Hoy -4 de octubre de 2017- Violeta ha pasado a vivir más de un siglo. Es probable que a nosotros más que a ella, nos gustaría que volviera a los 17. Fue a esa edad, luego de dejar sus estudios, que decidió acompañar a sus hermanos para trabajar en boliches cantando boleros, rancheras entre otros estilos. Ese talento dormido, comienza a expanderse nutrido de vivencias y aprendizajes que pronto se verán plasmados en sus primeras canciones.

“Lo que puede el sentimiento
No lo ha podido el saber
Ni el mas claro proceder
Ni el más ancho pensamiento” (Volver a los diecisiete)

Hoy Violeta es transversal. Transversal a edades, límites geográficos o política. Todos los chilenos -arrogantemente- nos creemos un poco dueños de su imagen y palabras. Todos la cantamos, o más bien, tarareamos desde pequeños en cuecas, poesías y canciones. Sin embargo, Violeta siempre fue muy directa y clara en convicciones. En su mensaje. En todo su arte. Pero Violeta, siempre Violeta, nos habla a todos. Y rescata ese mundo privado, quizás  más visible a los ojos de mujer, de ese Chile olvidado.

“Afirmo señor ministro, que se murió la verdad,
Hoy día se jura el falso, por puro gusto no más,
Engañan al inocente, sin ni una necesidad,
Y arriba la libertad” (Yo canto a la Diferencia)

Violeta conoce Chile muchos más de lo que muchos llegaremos a conocerlo, no solo porque nada podía esconderse de su mirada, sino porque junto a sus hijos, recorrió el país entero en circos populares. Impulsada por su hermano Nicanor comienza a rescatar, recopilar e investigar la auténtica música folclórica chilena. Tenía 35 años. No sé si es mucho o poco.

“Soy la triste lavandera
que va a lavar su ilusión,
el amor es una mancha
que no sale sin dolor.” (La Lavandera)

Sus canciones, la hacen popular no solo en Chile. Al cabo de un año de grabar la primera, viaja invitada a un festival en Varsovia. Luego se traslada a París donde hace nuevas canciones,  presentaciones y se hace re-conocida. Tanto que decide quedarse por dos años. Mientras tanto, muere su hija Rosita en Santiago. Leer el resto de esta entrada »

La noche que hicimos un poema: Estefanía Mitre

Posted on Actualizado enn

Lo siento, Estefanía, valió la pena transcribirlo de youtube y no me aguanté,….

LA NOCHE EN QUE HICIMOS UN POEMA

Son las cinco ya,
y desde hace más de cinco minutos,
me estoy obligando a no pensarte,
Si te parece poco, recuerda que no hay un día que se salve de esta hora;
ni de las otras veinte que no quiero obligarme.
Y aunque siempre un poco tarde, te recuerdo a voluntad.
Las tres horas faltantes, hago como que duermo,
pero al cerrar los ojos, doy vueltas en la cama
y te sueño en los parques
y en los besos sin nombres.
Y también imagino que soy yo quien te toca,
-debajo del mantel-
encima de tus sábanas.
No me malinterpretes, pero belleza es que me sueñes sin saberlo.
QUE SOY AQUELLA MUJER QUE TE CRUZASTE EN LA CALLE
la de los labios de fresa, con el vestido de flores
con quien fuiste por cervezas,
y confiaste tus temores y abrazaste hasta dormir.
Leer el resto de esta entrada »

Carla Guelfenbein: Contigo en la distancia

Posted on Actualizado enn

El tiempo juega muchas veces con uno. Y cuando le prestas un poco de atención, suele sorprenderte con giros inesperados. Esto me sucedió al leer la última novela de la Guelfenbein -escritora chilena que nunca he entendido que no sea más conocida a nivel nacional. Carla posee uno de esos currículums polifacéticos que sorprende en días que todo empuja a convertirnos en “especialistas” de lo que sea. Carla es bióloga en genética poblacional, pero además diseñadora, directora de arte y editora de moda. No conforme con esto, “Contigo en la distancia” es su quinta novela.

Me he leído todas, porque siempre están centradas en personajes unidos en un escenario chileno y desde una perspectiva femenina, aunque curiosamente, muchas veces el protagonista sea un hombre. Por esto cuando vi un nuevo libro de ella no dudé en comprarlo (Debo señalar, eso sí, que me decepcionó el cliché del título, tan acostumbrada que me tenía a leer  “El revés del alma”, “El resto es silencio”; “Contigo en la distancia”, me sonaba a remake del remake del bolero). Lo dejé en mi velador a la espera de terminar “Agua Viva” de la Lispector, el cual llevaba batallando un mes, a pesar de sus escuálidas 120 páginas. Pero en la página 60, al paso de promedio de una página por hora, donde releía cada frase, me dejaba pensando otras diez, y la volvía a releer, me di cuenta que necesitaba parar para avanzar.

Fue ahí que tomé esta novela, que me leí en solo un par de días, con la permanente sensación de conocer a la protagonista, Vera Sigall. Al llegar a la última página donde la autora agradece a “Benjamín Moser por su biografía de Clarice Lispector, cuya vida está entretejida en esta novela con la de Vera Sigall y la mía“, lo comprendí. Vera era Clarice. Sus ojos, su misterio, sus dolores, el uso magnífico del orden de cada palabra, como si cada una de ellas fuera un pedazo de chocolate derritiéndose en tu boca. Un par de citas de ambas novelas:

Mi voz cae en el abismo de tu silencio. Tú me lees en silencio. Pero en ese ilimitado campo mudo abro las alas,  libre para vivir” (Clarice Lispector, Agua Viva)

Volvíamos obsesivamente sobre los escasos momentos que habíamos pasado juntos, como si cada uno de ellos fuera un ladrillo de la construcción de un pasado común que apenas teníamos. Necesitamos crear un mundo que nos perteneciera…Nuestro universo estaba hecho de palabras a destiempo. Carecía de presente, también de futuro.” (Contigo en la distancia, Carla Guelfenbein)

Esta novela no la sentí tan relacionada con el amor, ni con un thriller policial, sino el cómo los talentos públicos (en contraposición a los “privados” que son siempre hoguera para chismes) desafían las relaciones entre dos seres que se encuentran. El libro se divide en capítulos que se repiten: “Emilia”, “Daniel”, “Horacio” y como en muchas novelas, la técnica de contar las historias por separado termina uniéndose en un mágico final.  Leer el resto de esta entrada »

Yayoi Kusama: Obsesión Infinita 

Posted on Actualizado enn

Está ahí, en Riesco con Rosario Norte (y yo soy huasita de provincia así que es fácil de llegar). Invito a todos los que les gusta   la luz, el color, el juego, pero por sobre todo la experiencia, a ir a ese spot en Santiago. Allí se encontraran con Yayaoi y su obsesión, que ya lleva más de 70 años vigente. Hoy somos unos privilegiados de poder vivir esta experiencia en Chile, que es gratuita gracias a Corpartes.

Ahora metiéndome de lleno en ella. Mujer compleja. Japonesa post segunda guerra. La exposición grafica su camino -desde un comienzo irreverente- pero inseguro,  hacia uno rupturista, para llegar a encontrarse con su popio ser y liberar la obsesión que acumula, pero por sobre todo, en materializar el infinito. Solo el formato de sus obras a través del tiempo grafican como nada pareciera poder contener su creatividad. Viajar a través de su obra es una experiencia íntima. Inexplicable pues creo que solo toma forma y valor para quien la observa, la vive y la adquiere como propia.  Me quedo con redes infinitas: Óleo y tela, solo matizados por infinitas conexiones que hacen sentido a quienes observan de frente, en vivo, solo en blanco y ausente de figuras, pero completa de una inmensa paz.

Rosario Norte 660 (-1) a las 9:30 entregan las entradas que comienzan a las 10. Vayan temprano pues creanme… van a querer tener las salas solo para ustedes. Hasta el 7 de junio. IMPERDIBLE.

Cecilia Amenábar: Amor Amarillo

Posted on Actualizado enn

Todas quisimos ser Cecilia. Cecilia Amenábar, chilena, a mediados de la década del 80’, se destacaba por ser una adolescente de rebeldía singular, pues junto a las inquietudes propias de su edad sentía una atracción permanente por las artes y las comunicaciones. Como amante de la música y del canal MTV, por un lado era guitarrista y corista en las misas de colegio y, por otro, era una infatigable organizadora de fiestas y recitales, en especial de grupos glam-rock.

Tras escuchar a los grupos más notables del Rock Latino que despuntaban en esa década, la adolescente, al igual que miles de muchachas a lo largo de todo Chile, se prendó de Gustavo Cerati, vocalista de Soda Stereo, banda que en ese momento lideraba ese movimiento. Pero lo suyo no era realmente un enamoramiento o capricho adolescente, sino una gran admiración al músico que se escondía detrás de la conocida figura mediática.

Tras terminar el colegio en 1988, intensificó su relación con el modelaje (a los 15 años ya había aparecido en la revista Paula). Y al año siguiente, cuando tenía sólo 17 años, el azar transformaría su sueño en realidad. Durante una conferencia de prensa en Santiago, conocería por fin a Gustavo Cerati, con el cual simpatizó de inmediato. El músico y la modelo no demoraron en intercambiar números de teléfono, lo que fue el primer paso para una incipiente amistad de evidentes ribetes amorosos.

Cerati, que siempre tenía una corte de bellas chicas tras él dispuestas a todo, hacía dos años se había separado de su primera mujer, la diseñadora argentina Belén Edwards. Pero ahora el argentino estaba libre de compromisos, lo que facilitó que quedara prendado del encanto, belleza y espontaneidad de la joven modelo chilena, a quien incluso comenzaría a mandarle significativas cartas de amor.

El romance de la pareja no fue pasajero y terminó en el altar. Contrajeron matrimonio el 25 de junio de 1993 en la iglesia Los Misioneros de Pedro de Valdivia Norte y el evento culminó con una regada y ondera fiesta en el Club de Polo de Vitacura.

La pareja, que se radicó primero en Santiago y después en Buenos Aires, se separaría finalmente en 2002. Cecilia se dedicaría después a numerosas actividades, como actriz, fotógrafa y directora de videos, aunque siempre ligada de una u otra forma a su gran pasión: la música: “Cuando estoy en un lugar en el que no me gusta la música me voy, no lo dudo ni un instante. En general trato de elegir lugares en los que sé que voy a estar contenta. Me gustan las fiestas porque son lugares de encuentro. Me acuerdo que con Gustavo nos encontramos en un recital de Mouse on Mars, recién separados, y nos pusimos a bailar en forma totalmente espontánea. La música tiene un poder curativo enorme”, confidenció.

La historia magnifica viene detrás del primer disco en solitario de Ceratti, donde Cecilia tuvo una particular participación.

La historia contda por Yumber Vera Rojas

(http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-30399-2013-11-03.html)

“A VEINTE AÑOS DE AMOR AMARILLO, AQUEL IMPENSADO DEBUT SOLISTA”

El año en que Cerati cruzó los Andes. Nació casi por casualidad, en el exilio del líder de Soda y mientras esperaba su primer hijo; se convirtió en un disco clave en su carrera.

Hace algunos años, Gustavo Cerati confesó: “Una vez vi un CD mío a diez pesos. Me dio vergüenza y me lo llevé”. El disco al que se refería el líder de Soda Stereo es Amor amarillo, que el viernes cumplió dos décadas. Si bien es cierto que fue su primer trabajo en solitario, el tiempo se encargó de darle ese lugar, pues al momento de su aparición se le consideró una aventura sonora más. Esa ópera prima, a pesar de que fue bien recibida, puso a sonar las alarmas entre los seguidores del trío debido a que demostró que, tras el llamado de atención que significó el tándem con Daniel Melero para Colores santos (1992), el músico era capaz de llevar adelante una carrera unipersonal –al menos compartida–, además en una época en la que las relaciones en la banda evidenciaban su desgaste. Mientras meditaba acerca de su futuro en la terna, el cantautor conoció la noticia del embarazo de su esposa, la artista chilena Cecilia Amenábar, del primogénito de ambos, Benito: eso lo motivó a mudarse una temporada al otro lado de la Cordillera.

Leer el resto de esta entrada »

Fabiana Cantilo: Nada es para Siempre

Posted on

 

 

A la Fabiana Cantilo, los que pasamos los 30, no podemos no ubicarla por dos grandes razones: Mi enfermedad, y ser el único ícono y voz femenina del periodo de gloria del rock argentino. Siempre rodeada por grandes como Charly García, Andrés Calamaro y Fito Páez, cualquiera querría contar con el apoyo musical que obtuvo desde un comienzo.

Y si bien es cierto, que sus discos y canciones fueron producidos en su mayoría por ellos y  que tuvo una eterna y tormentosa relación con Fito Páez, llena de escándalos y excesos que ya se quisieran los paneles de farándula actuales, haber logrado sobresalir en un mercado tan competitivo como el argentino solo denota que no solo su voz es la power. Esta mujer suda talento.

Su tono, parece sacado de otra época, es potente y claro, pero a la vez con un dejo medio ingenuo y angelical que contrasta con su imagen de mujer ruda. Cada vez que escucho una de sus canciones, es inveitable querer más.

Nada es para siempre es de mis favoritas. Inspirada en su relación con Fito, cualquiera pensaría que es una canción para decir adiós, pero ami me dice todo lo contrario. No solo el amor no puede permanecer igual, el dolor y las malas etapas, tampoco son pueder ser para siempre.

….El azar nos permite cambiar
nuestro incierto destino
El temor que nos puede vencer
sin mirar mas allá.
Yo creo que al final nunca se donde voy,
pero sigo un camino
Algo ocurrirá, tengo una sensación
una carta guardada, un buen signo del sol.
Nada es para siempre,
Nada es para siempre
no me digas mi amor, que te falta valor
porque nada es para siempre….

Leer el resto de esta entrada »