Música

100 años teñidos de Violeta

Posted on Actualizado enn

Hoy -4 de octubre de 2017- Violeta ha pasado a vivir más de un siglo. Es probable que a nosotros más que a ella, nos gustaría que volviera a los 17. Fue a esa edad, luego de dejar sus estudios, que decidió acompañar a sus hermanos para trabajar en boliches cantando boleros, rancheras entre otros estilos. Ese talento dormido, comienza a expanderse nutrido de vivencias y aprendizajes que pronto se verán plasmados en sus primeras canciones.

“Lo que puede el sentimiento
No lo ha podido el saber
Ni el mas claro proceder
Ni el más ancho pensamiento” (Volver a los diecisiete)

Hoy Violeta es transversal. Transversal a edades, límites geográficos o política. Todos los chilenos -arrogantemente- nos creemos un poco dueños de su imagen y palabras. Todos la cantamos, o más bien, tarareamos desde pequeños en cuecas, poesías y canciones. Sin embargo, Violeta siempre fue muy directa y clara en convicciones. En su mensaje. En todo su arte. Pero Violeta, siempre Violeta, nos habla a todos. Y rescata ese mundo privado, quizás  más visible a los ojos de mujer, de ese Chile olvidado.

“Afirmo señor ministro, que se murió la verdad,
Hoy día se jura el falso, por puro gusto no más,
Engañan al inocente, sin ni una necesidad,
Y arriba la libertad” (Yo canto a la Diferencia)

Violeta conoce Chile muchos más de lo que muchos llegaremos a conocerlo, no solo porque nada podía esconderse de su mirada, sino porque junto a sus hijos, recorrió el país entero en circos populares. Impulsada por su hermano Nicanor comienza a rescatar, recopilar e investigar la auténtica música folclórica chilena. Tenía 35 años. No sé si es mucho o poco.

“Soy la triste lavandera
que va a lavar su ilusión,
el amor es una mancha
que no sale sin dolor.” (La Lavandera)

Sus canciones, la hacen popular no solo en Chile. Al cabo de un año de grabar la primera, viaja invitada a un festival en Varsovia. Luego se traslada a París donde hace nuevas canciones,  presentaciones y se hace re-conocida. Tanto que decide quedarse por dos años. Mientras tanto, muere su hija Rosita en Santiago. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Alanis Morrissette: Perfect

Posted on Actualizado enn

alanis-promo-shot-2

Sometimes is never quite enough
If you’re flawless, then you’ll win my love
Don’t forget to win first place
Don’t forget to keep that smile on your face

Be a good boy
Try a little harder
You’ve got to measure up
And make me prouder

How long before you screw it up
How many times do I have to tell you to hurry up
With everything I do for you
The least you can do is keep quiet

Be a good girl
You’ve gotta try a little harder
That simply wasn’t good enough
To make us proud

I’ll live through you
I’ll make you what I never was
If you’re the best, then maybe so am I
Compared to him, compared to her
I’m doing this for your own damn good
You’ll make up for what I blew
What’s the problem…why are you crying

Be a good boy
Push a little farther now
That wasn’t fast enough
To make us happy
We’ll love you just the way you are if you’re perfect

Leyendo esta canción de Alanis Morrisette, recordé que hace poco tuve la primera decisión difícil acerca de un tema con mi hijo mayor. Hace poco lo convocaron para entrenar por Fútbol Joven de la ANFP.

Debo reconocer, que a diferencia de la gran mayoría de mi país, (y de muchos otros imagino también) el sueño del hijo futbolista no es de mi agrado. Una, porque siento que se saltan la juventud, otra porque compatibilizar estudios y entrenamientos requiere un gran esfuerzo y la última, mucho más hueca, es que me muero si comienza un desfile de Vale’s Roth por la casa en unos años más (sorry por el prejuicio Vale, pero eres como la niña símbolo del escándalo de la semana).

Hablo a título personal, porque sé que dentro del corazoncito evertoniano y futbolero de mi marido, existe un orgullo oculto y adherido justo al lado del cromosoma “y”por esto que el hijo muestre un talento innato por la gordita regalona.

No se equivoquen, a mí el fútbol me encanta. Audina de corazón, sé de equipos, jugadores, tabla de posiciones, cuando es offside y cuando se cobra un tiro indirecto. Lo mío pasa más bien con la típica aprensión de si se saltará la niñez más adelante, si no es muy exigente, de si tiene taaaantos otros talentos se desaprovecharan, etc.

Habían varias alternativas. Decir que no. Decir que si, y atornillar al revés (es decir manipular la situación de modo de que él terminara por decidir que mejor no era bueno esto de jugar fútbol), o apoyarlo con tutti.

Después de hacer una revisión familiar, personal, al final, quiénes somos como papás como para decidir cuál es la mejor manera que nuestro hijo tiene para ser feliz? Porque basta que digan partido y ya tiene los estoperoles puestos. Y puede hablarte horas de jugadores. Que solo se mete a internet para ver (y tratar de estudiar) a los mejores jugadores.

Es cierto, puedo guiarlo, puedo aconsejarlo y mostrarle que existen otras alternativas y otros mundos por descubrir. Ponerle condiciones como que no baje las notas (se lo ha tomado tan en serio que hasta las ha subido) y que la familia va a estar siempre antes que el fútbol.

Soltar los propios prejuicios, los miedos y romper el molde de lo que yo quiero para él como mamá, ha sido por lejos lo mejor que he sacado de esta experiencia. Porque al final, qué queremos?, que nuestros hijos sean perfectos o felices?

Perfecto

A veces no es nunca suficiente
Si eres perfecto, entonces te ganarás mi amor
No te olvides de ganar el primer puesto
No te olvides de mantener esa sonrisa en tu cara

Sé un buen chico
Esfuérzate un poco más
Tienes que estar a la altura de las circunstancias
y enorgullecerme más

¿Cúanto pasará hasta que lo arruines?
¿Cuántas veces tengo que decirte que te apures?
Con todo lo que hago por ti
Lo mínimo que puedes hacer es quedarte callado.

Sé una buena chica
Tienes que esforzarte un poco más
Eso simplemente no fue lo suficientemente bueno
como para enorgullecernos

Viviré por ti
Te hare lo que yo nunca fui
Si eres el mejor, quizá yo también lo soy
Comparado con el, comparado con ella
Estoy haciendo esto por tu maldito bien
Tú compensarás lo que yo arruiné
¿Cuál es el problema…? ¿Por qué estás llorando?

Sé un buen chico
Empuja un poco más ahora
Eso no fue lo suficientemente rápido
como para hacernos feliz
Te amaremos de la manera que eres si eres perfecto

Cecilia Amenábar: Amor Amarillo

Posted on Actualizado enn

Todas quisimos ser Cecilia. Cecilia Amenábar, chilena, a mediados de la década del 80’, se destacaba por ser una adolescente de rebeldía singular, pues junto a las inquietudes propias de su edad sentía una atracción permanente por las artes y las comunicaciones. Como amante de la música y del canal MTV, por un lado era guitarrista y corista en las misas de colegio y, por otro, era una infatigable organizadora de fiestas y recitales, en especial de grupos glam-rock.

Tras escuchar a los grupos más notables del Rock Latino que despuntaban en esa década, la adolescente, al igual que miles de muchachas a lo largo de todo Chile, se prendó de Gustavo Cerati, vocalista de Soda Stereo, banda que en ese momento lideraba ese movimiento. Pero lo suyo no era realmente un enamoramiento o capricho adolescente, sino una gran admiración al músico que se escondía detrás de la conocida figura mediática.

Tras terminar el colegio en 1988, intensificó su relación con el modelaje (a los 15 años ya había aparecido en la revista Paula). Y al año siguiente, cuando tenía sólo 17 años, el azar transformaría su sueño en realidad. Durante una conferencia de prensa en Santiago, conocería por fin a Gustavo Cerati, con el cual simpatizó de inmediato. El músico y la modelo no demoraron en intercambiar números de teléfono, lo que fue el primer paso para una incipiente amistad de evidentes ribetes amorosos.

Cerati, que siempre tenía una corte de bellas chicas tras él dispuestas a todo, hacía dos años se había separado de su primera mujer, la diseñadora argentina Belén Edwards. Pero ahora el argentino estaba libre de compromisos, lo que facilitó que quedara prendado del encanto, belleza y espontaneidad de la joven modelo chilena, a quien incluso comenzaría a mandarle significativas cartas de amor.

El romance de la pareja no fue pasajero y terminó en el altar. Contrajeron matrimonio el 25 de junio de 1993 en la iglesia Los Misioneros de Pedro de Valdivia Norte y el evento culminó con una regada y ondera fiesta en el Club de Polo de Vitacura.

La pareja, que se radicó primero en Santiago y después en Buenos Aires, se separaría finalmente en 2002. Cecilia se dedicaría después a numerosas actividades, como actriz, fotógrafa y directora de videos, aunque siempre ligada de una u otra forma a su gran pasión: la música: “Cuando estoy en un lugar en el que no me gusta la música me voy, no lo dudo ni un instante. En general trato de elegir lugares en los que sé que voy a estar contenta. Me gustan las fiestas porque son lugares de encuentro. Me acuerdo que con Gustavo nos encontramos en un recital de Mouse on Mars, recién separados, y nos pusimos a bailar en forma totalmente espontánea. La música tiene un poder curativo enorme”, confidenció.

La historia magnifica viene detrás del primer disco en solitario de Ceratti, donde Cecilia tuvo una particular participación.

La historia contda por Yumber Vera Rojas

(http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-30399-2013-11-03.html)

“A VEINTE AÑOS DE AMOR AMARILLO, AQUEL IMPENSADO DEBUT SOLISTA”

El año en que Cerati cruzó los Andes. Nació casi por casualidad, en el exilio del líder de Soda y mientras esperaba su primer hijo; se convirtió en un disco clave en su carrera.

Hace algunos años, Gustavo Cerati confesó: “Una vez vi un CD mío a diez pesos. Me dio vergüenza y me lo llevé”. El disco al que se refería el líder de Soda Stereo es Amor amarillo, que el viernes cumplió dos décadas. Si bien es cierto que fue su primer trabajo en solitario, el tiempo se encargó de darle ese lugar, pues al momento de su aparición se le consideró una aventura sonora más. Esa ópera prima, a pesar de que fue bien recibida, puso a sonar las alarmas entre los seguidores del trío debido a que demostró que, tras el llamado de atención que significó el tándem con Daniel Melero para Colores santos (1992), el músico era capaz de llevar adelante una carrera unipersonal –al menos compartida–, además en una época en la que las relaciones en la banda evidenciaban su desgaste. Mientras meditaba acerca de su futuro en la terna, el cantautor conoció la noticia del embarazo de su esposa, la artista chilena Cecilia Amenábar, del primogénito de ambos, Benito: eso lo motivó a mudarse una temporada al otro lado de la Cordillera.

Leer el resto de esta entrada »

María Elena Walsh: Canción de Cuna para un Gobernante

Posted on Actualizado enn

 

 

CANCIÓN DE CUNA PARA UN GOBERNANTE

Duerme tranquilamente que viene un sable
a vigilar tu sueño de gobernante.

América te acuna como una madre
con un brazo de rabia y otro de sangre.

Duerme con aspavientos, duerme y no mandes
que ya te están velando los estudiantes.

Duerme mientras arriba lloran las aves
y el lucero trabaja para la cárcel.

Hombres, niños, mujeres, es decir: nadie,
parece que no quieren que tú descanses.

Rozan con penas chicas tu sueño grande.
Cuando no piden casas, pretenden panes.

Gritan junto a tu cuna.
No te levantes aunque su grito diga: «Oíd, mortales».

Duermete oficialmente, sin preocuparte,
que sólo algunas piedras son responsables.

Que ya te están velando los estudiantes
y los lirios del campo no tienen hambre.

Y el lucero trabaja para la cárcel.

 

María Elena Walsh, fue una importante poetisa y cantautora argentina, considerada una de las figuras destacadas de la literatura y el folklore de su país. Nació en 1930, y hasta su muerte, en 2011, fue considerada un “mito viviente, prócer cultural blasón de casi todas las infancias”. Una de sus temáticas  más reincidentes es la añoranza de la infancia y el desarraigo.

Su padre era inglés y su madre era hija de inmigrantes andaluces. María Elena se crió en una enorme casa de Ramos Mejía, Buenos Aires, rodeada de árboles, gallinas, rosales y animales de todas las especies. Un espacio donde aprendió a respetar la vida y creció en relativa libertad de la tradicional educación de clase media de la época. Tímida y rebelde, leía mucho de adolescente y publicó su primer poema a los 15 años en la revista “El Hogar”. Poco después escribió en el diario “La Nación”.  Sus primeras publicaciones, “Fideos Finos” y “Novios de antaño” estuvieron dedicadas a la reconstrucción de su infancia.

Un año antes de finalizar sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes publicó su primer libro (en 1947), “Otoño imperdonable”, que recibió el segundo premio Municipal de Poesía y fue alabado por la crítica y por los más importantes escritores hispanoamericanos. A partir de allí su vida dio un vuelco: empezó a frecuentar círculos literarios y universitarios y escribía ensayos. Otoño imperdonable,  fue inmediatamente celebrado por Pablo Neruda y “consagrado” por Juan Ramón Jiménez con el insólito gesto de invitar a su autora a pasar una temporada en su casa de Maryland, en Estados Unidos. Sesenta años después, el libro sigue deslumbrando, ante todo, por el prodigioso manejo de los patrones musicales de la poesía tradicional y por su áspero, amargo lirismo, que González Lanuza comparó muy bien con el de Gabriela Mistral, a salvo de las blanduras de la “poesía femenina” de entonces. Leer el resto de esta entrada »

Adele: cuando el talento desborda

Posted on Actualizado enn

361379__adele-someone-like-you_p

Hay veces que uno encuentra coincidencias con personas conocidas, de las formas más insospechadas. Quizás es una tontera, pero cuando descubrí que estoy de cumpleaños el mismo día que Adele,  y no solo eso, comparto horóscopo chino, pase de la anécdota a querer saber en cuánto más coincido. Claramente, la lucha contra los kilos es la que sigue en la lista.

Hay que decir, que en algo me diferencio radicalmente,  a Adele lo que le sobra es talento, y mucho. En una industria plagada de  cuerpos perfectos y donde muchas veces pareciera que la imagen, si bien no lo es todo, importa de sobremanera, ella tuvo la gracia de saltar a la fama, llamando la atención de las discográficas solo a través de su voz cuando lanzó una producción en MySpace.

Adele Laurie Blue Adkins, nació el 5 de mayo de 1988 en Tottenham, Londres, Inglaterra, hija de madre soltera.  Su talento se notaría prematuramente y en mayo de 2006, entra en la Brit School of Performing Arts de Croydon  (que tiene entre sus famosos ex condiscípulos a Winehouse y a Kate Nash).

Su portentosa voz, llena de matices, mezcladas con un toque de soul y jazz, muchas veces chocan con el look deslavado de sus primeros años.  Personalmente, creo que detrás de su voz , se suma una  gran enorme capacidad de interpretación. A pesar de que la escuchado mil y una veces, Someone like You, me sigue poniendo la piel de gallina.

Pero algo más debe haber en el fenómeno Adele, que ha encantado como figura de forma tan explosiva. Será solo su capacidad vocal? para ser sincera, jamás la he visto en ninguna aparición que no tenga que ver con algo musical, y ni siquiera la he escuchado en una conferencia de prensa.  Sin embargo, desde el cambio de look en 2011, hacia uno más glam tipo años 50, junto con una notoria baja de peso, Adele, ha aprovechado esta diferencia física a su favor, proyectando una imagen de mujer más real, pero a la vez de mucha elegancia. Incluso revistas de moda como Vogue y Elle, la han elegido más de una vez para sus portadas, y los especialistas de la moda, la aplauden en cada alfombra roja. Leer el resto de esta entrada »

Alanis Morissette: You Oughta Know

Posted on Actualizado enn

alanis_de

Alanis siempre me ha gustado. Pero después del exitazo que fue Jagged Little Pill, por ahí  a fines de los 90, le perdí la pista. Detrás de la letra de cada una de las canciones de este disco, se transpira verdad, y Alanis así lo ha reconocido. La canadiense escribió la mayoría de las canciones luego de una ruptura con Dave Coulier ( Joey en Tres por Tres).

Creo que todas hemos cantado con la misma rabia esta canción alguna vez.

You Oughta Know

I want you to know, that I’m happy for you
I wish nothing but the best for you both
An older version of me
Is she perverted like me
Would she go down on you in a theatre
Does she speak eloquently
And would she have your baby
I’m sure she’d make a really excellent mother’cause the love that you gave that we made wasn’t able
To make it enough for you to be open wide, no
And every time you speak her name
Does she know how you told me you’d hold me
Until you died, till you died
But you’re still alive

And I’m here to remind you
Of the mess you left when you went away
It’s not fair to deny me
Of the cross I bear that you gave to me
You, you, you oughta know

You seem very well, things look peaceful
I’m not quite as well, I thought you should know
Did you forget about me Mr. Duplicity
I hate to bug you in the middle of dinner
It was a slap in the face how quickly I was replaced
Are you thinking of me when you fuck her?

‘cause the love that you gave that we made wasn’t able
To make it enough for you to be open wide, no
And every time you speak her name
Does she know how you told me you’d hold me
Until you died, til you died
But you’re still alive

And I’m here to remind you
Of the mess you left when you went away
It’s not fair to deny me
Of the cross I bear that you gave to me
You, you, you oughta know

‘cause the joke that you laid on the bed that was me
And I’m not gonna fade
As soon as you close your eyes and you know it
And every time I scratch my nails down someone else’s back
I hope you feel it…well can you feel it

Well, I’m here to remind you
Of the mess you left when you went away
It’s not fair to deny me
Of the cross I bear that you gave to me
You, you, you oughta know

Edith Piaf: tan trágica como su voz

Posted on Actualizado enn

Al escuchar su nombre, evoca de forma instantánea, esos ojos caidos, llenos de melancolía y enmarcados por una delgadas líneas  que tenía por cejas. Lo gutural de su voz, el francés y las melodías de sus canciones, solo podían aumentar el halo de misterio que envolvía a esta mujer, convertida en uno de los símbolos sexuales de principios del siglo XX.

Si hoy vemos sus imágenes, puedo asegurar que pocos la encuentran atractiva, porque su belleza era como su vida, trágica.

Edith Gassion nació en 1915, de una madre separada y en plena probreza. Como us padres eran alcohólicos, quedó bajo el cuidado de su abuela, dueña de un prostíbulo. A os 4 años sufrió de meneningitis lo que generó una ceguera tempoánea, y me atrevo a pensar que algo de eso quedó en esa mirada que parece extraviada.

Ya de adolescente, trabajo en circos, haciendo acrobacias y cantando en la calle, lo que le permitía sobrevivir el día. A los 16 quedó embarazada, pero su hija Castelle, falleció de la misma enfermedad de su niñez. Además, por problema en el parto, quedó imposibilitada para tener más hijos.

En 1935 cuando cantaba en una avenida de París, fue vista por un empresario llamado Louis Lepleé, el cual quedó fascinado y la contrató para que trabajara en su bar. Lepleé fue quien la bautizó como “Piaf”, que significa pequeño gorrión, pues la veía como un pajarito con una poderosa voz.

Leplée la convirtió en una estrella enseñándole a mostrar su talento ante el público. Aquel cabaret, era además, un lugar donde venían muchas celebridades de la capital de Francia. Pero su vida nunca fue camino fácil, y al poco tiempo, Leplée, al que ella llamaba “papa” apareció muerto en su oficina. Aquel día no sólo perdió a su amigo y patrón , sino que la policía la trató como sospechosa del asesina.

A partir de este momento ella comenzó a beber y a drogarse de forma infernal, y se acostaba con cualquiera. Edith era de esas mujeres que cuando se enamoran, lo hacen hasta la médula. De esas que, cuando se proponen conquistar a un hombre, olvidan el sentido de la dignidad. Independientemente de las circunstancias en que se produjeran sus relaciones sexuales, Edith probó de todo y gozó con cada uno de sus amantes. La palabra exceso no formaba parte de su vocabulario. Leer el resto de esta entrada »