política

Javiera Para y Lily Pérez: la disidencia de lo que llamamos democracia

Posted on Actualizado enn

Es imposible escribir sin abstraerse de lo que estamos viviendo en Chile. Me obligo (sin acento) y no hay nada que hacer más que volver a alzar tu voz.

Personal: Hace muy poco aprendí cuál es la diferencia entre alinear y consensuar. Debo admitir que cuándo me preguntaron qué es mejor, escogí la segunda. Por peso histórico, creo. Pero hice la misma pregunta a mis alumn&s de distintas carreras y edades, y la mayoría -casi absoluta- optó por la misma respuesta.

Lo que aprendí y enseñé: Cuando uno llega a consenso es unirnos en lo que estamos de acuerdo, dejando fuera todo lo otro. Eso no tiene nada de malo. Excepto que deja fuera de discusión toda diferencia disidente, silencia las  voces de minorías que no conoce la “norma”. Alinearos, tiene que ver con encontrar un objetivo común, donde todas las voces pueden ser escuchadas y validadas. No es la “norma” quien rige, sino que nos une un objetivo, y mediante nuestros caminos, a veces distintos, podemos llegar a él. Nos abre a caminos que quizás nunca vimos o entendimos.

En la contingencia actual, siendo chilena no puedo de dejar de pensar en en esto. Por eso el título de este post después de tanto tiempo. Una vez más, las mujeres seguimos demostrando porqué debemos estar presentes en el ámbito público. Porque no tenemos temor a renunciar esa cuota de poder cuando nos enfrenta a nuestras convicciones. Las mujeres pensamos así. nos construimos ahí. y estas dos mujeres las admiro porque fueron capaces de renunciar a sus privilegios y poder otorgado en pos de lo que creían un bien mayor.

Sé que hay hombres que también lo han hecho -alguna vez-, pero en Chile se nos castiga más y eso que con suerte en política ocupamos el 13% de la voz que habla y vota leyes.

Lily y Javiera, gracias por ser consecuentes, aunque no esté siempre de acuerdo con ustedes. Por no poner avaricia de poder. Entiendo lo difícil de la decisión, pero espero que el resto o comprenda y vuelvan ahí, para representarnos, cuando corresponda.

LILY PEREZ

(wikipedia) Nacida “Lilia”, tercera hija de Samuel Manuel Pérez Baeza y Lilia Beatriz San Martín Zavala. Posteriormente cambió su nombre legal por el de “Lily”.

Está casada en segundas nupcias con el abogado Miguel Bauzá, con 2 hijos de su primer matrimonio y 5 hijas políticas del segundo matrimonio.

Realizó sus estudios escolares y secundarios en el Instituto Hebreo. Finalizada su etapa escolar, ingresó a la Universidad del Pacífico y egresó como publicista para hacer un posgrado en filosofía política en la Universidad Gabriela Mistral.

A sus 22 años de edad comienza a mirar el país que le hace querer aportar como una mujer joven con una mirada liberal. Lily siempre admitió ser judía y no tiene problema al admitirlo.

En el ámbito laboral, entre 1993 hasta 1996, se desempeñó como miembro del Comité de Redacción del diario La Nación. También colaboró en los diarios La Época y La Tercera.

Fue victima de un ataque Neo Nazi en Viña del Mar el año 2010.4

En marzo de 2011 sufrió una neuralgia al trigémino de origen viral,5 que le ocasionó una momentánea parálisis facial, por lo que fue internada en la Clínica Alemana de Santiago. Desde entonces se recupera satisfactoriamente. Es partidaria del aborto en tres causales.

lily perez

JAVIERA PARADA

(También wikipdia) Hija de María Estela Ortiz —quien se ha desempeñado como vicepresidenta de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) y secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia— y del sociólogo José Manuel Parada, militante del Partido Comunista y miembro de la Vicaría de la Solidaridad. Es bisnieta del escritor Manuel Rojas y nieta de los actores Roberto Parada y María Maluenda. Su abuelo materno, Fernando Ortiz, también militante comunista, fue detenido y desaparecido en 1976 por la dictadura militar.

https://es.wikipedia.org/wiki/Javiera_Parada

Es cosa conversar y escuchar. También ceder y querer.

 

Ps: Estas dos mujeres se vieron obligadas a abandonar su partido político, y por consecuencia su posibilidad de representar a un país. Algo está mal con ese tipo de elección. Lily Pérez obtuvo más del 20% de los votos para senadora, y salió otr@ en su lugar con menos del 2% por arrastre. Muy probablemente a Javiera Parada le pasará lo mismo. ¿Este es el Chile representativo que queremos?….y en el que queremos  basar una nueva constitución?