Del por qué la Belli es mi escritora favorita

La poesía de Gioconda Belli ha marcado muchas de las etapas de mi vida. La descubrí a los 24 años, terminando una relación muy larga, de grandes cambios físicos y emocionales y en la que por primera vez tuve conciencia de que muchos de los significados aprendidos de femineidad y lo femenino, no eran los mismos para la gran mayoría.En lo personal, vengo de familias donde todas las mujeres (hasta mis abuelas) trabajaban, de un colegio de mujeres laico y tengo solo una hermana. Tuve la suerte de tener profesoras con un marcado feminismo y que nos educaron sin encasillarnos en los roles tradicionales.

Por eso, y quizás solo hasta los 24, no conocí de diferencias entre hombres y mujeres más allá de la biológica. Nunca sentí discriminación, y la conducta y el deber ser, los aceptaba sin cuestionarme mucho. Fue en esa etapa, donde me encontré con la poesía de la Belli en Internet. En Chile, hasta ese momento, no había nada publicado de ella. Me gustó tanto, que en la primera oportunidad que tuve, me compré todos sus libros de poesía en Argentina. Desde esa época me ha acompañado, y cada vez que la releo le encuentro nuevos significados.

La poesía de la Belli, tiene como tema central a la mujer, pero la desarrolla a partir de su propia experiencia, por lo que también uno puede apreciar cómo crece, evoluciona y madura en sus temáticas. En los poemas de Gioconda Belli es posible encontrar expresado en un lenguaje cotidiano, una identidad femenina, que ha estado en proceso de concientización y cuestionamiento de luchas de teorías feministas, que busca cambiar su papel como sujeto social y discursivo en un contexto patriarcal. La autora es consciente, valora y bendice su condición de mujer, y de muchos de sus roles tradicionales. Es capaz de reconocer la belleza de su cuerpo, sin caer en la cosificación del mismo, así como también de otorgarles un valor fundamental a características y roles asociados a lo femenino, sin que por ello, no intente reivindicar el espacio de igualdad con los hombres.

Cuestiona y reinventa una nueva historia a través de sus poemas, partiendo desde voces pasadas para deconstruir los pilares de patriarcado, describir el presente, y encontrar un nuevo significado a la condición de mujer, donde se siente parte del movimiento feminista. A diferencia de otras activistas de teorías de género, ella no reniega su biología, sino que la celebra y la enaltece. Tampoco ve al hombre como un adversario, sino a la historia y las ideologías. No destruye ni rechaza del todo los roles tradicionales. Más bien los redefine y corrige. Muestra además, en su lucha interna, la lucha de muchas mujeres por cumplir roles que no son compatibles, o que fueron enseñados de distinta manera. Dichas contradicciones internas se expresan en muchos de sus poemas, donde es la misma autora quien sitúa a la mujer en un rol pasivo, inactivo, pero a va empoderándose a través de la progresión de los textos.

Gioconda siente que ha conseguido la felicidad, una receta mágica que desea compartir, lanza un reto al sistema patriarcal, e invita a las mujeres a que no sigan la norma, incluso con reminiscencias de locura (“prende una hoguera con los tampones, desnúdate y baila”, del poema Menopausia), recordando épocas donde ni siquiera podían expresar la voluntad de ser ellas mismas. Es por esto que la construcción del ethos discursivo es tan relevante pues se observa una evolución y madurez que van creciendo junto a los diferentes textos. Desde su condición de mujer, su libertad y autonomía, expresa su solidaridad con el género femenino, revela su experiencia y hace un compromiso con la igualdad y la libertad de las mujeres.

Es imposible separar la poesía de la Belli sin la imagen de la autora misma, su contexto y los ideales que representa; así como también es imposible separar las propias experiencias descritas y sentir empatía o distanciamiento con sus ideales. De ahí que sin grandes metáforas o expresiones rebuscadas, y con temáticas universales: la mujer, lo femenino, la maternidad, el amor, el sexo,  logra una conexión con quien es finalmente el destinario y fuente infinita de interpretaciones. Todas las cuales me conectan directamente con sus palabras.

Nota de la redactora: Éste es un fragmento de un trabajo de Análisis Semiótico de la poesía de Gioconda Belli, parte del programa de Magíster de Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Para revisar el texto completo dirigirse a https://drive.google.com/file/d/0Bx-s1yGi1kLPNlpGbzRFYWl0OWc/view?usp=sharing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s