Chile

100 años teñidos de Violeta

Posted on Actualizado enn

Hoy -4 de octubre de 2017- Violeta ha pasado a vivir más de un siglo. Es probable que, creo a nosotros más que a ella, nos gustaría que volviera a los 17. Fue a esa edad, en la que deja sus estudios, para acompañar a sus hermanos para trabajar en boliches cantando boleros, rancheras y otros estilos. Ese talento dormido, comienza a expanderse nutrido de vivencias y aprendizajes que pronto se verán plasmados en sus primeras canciones.

“Lo que puede el sentimiento
No lo ha podido el saber
Ni el mas claro proceder
Ni el más ancho pensamiento” (Volver a los diecisiete)

Hoy Violeta es transversal. Transversal a edades, límites geográficos o política. Todos los chilenos -arrogantemente- nos creemos un poco dueños de su imagen y palabras. Todos la cantamos, o más bien, tarareamos desde pequeños en cuecas, poesías y canciones. Sin embargo, Violeta siempre fue muy directa y clara en convicciones. En su mensaje. En todo su arte. Pero Violeta, siempre Violeta, nos habla a todos. Y rescata ese mundo privado, quizás  más visible a los ojos de mujer, de ese Chile olvidado.

“Afirmo señor ministro, que se murió la verdad,
Hoy día se jura el falso, por puro gusto no más,
Engañan al inocente, sin ni una necesidad,
Y arriba la libertad” (Yo canto a la Diferencia)

Violeta conoce Chile muchos más de lo que muchos llegaremos a conocerlo, no solo porque nada podía esconderse de su mirada, sino porque junto a sus hijos, recorrió el país entero en circos populares. Impulsada por su hermano Nicanor comienza a rescatar, recopilar e investigar la auténtica música folclórica chilena. Tenía 35 años. No sé si es mucho o poco.

“Soy la triste lavandera
que va a lavar su ilusión,
el amor es una mancha
que no sale sin dolor.” (La Lavandera)

Sus canciones, la hacen popular no solo en Chile. Al cabo de un año de grabar la primera, viaja invitada a un festival en Varsovia. Luego se traslada a París donde hace nuevas canciones,  presentaciones y se hace re-conocida. Tanto que decide quedarse por dos años. Mientras tanto, muere su hija Rosita en Santiago. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Ni una menos

Posted on Actualizado enn


A propósito de Florencia, que con solo 9 años, le arrancaron de cuajo la inocencia y la vida con solo unos minutos de diferencia; a propósito de Lucía, al otro lado de la cordillera, que al no poder creer que había muerto empalada, tuve que googlear su significado para confirmarlo.A propósito de María José y  Marina, que por cumplir un sueño, terminaron con todos encerrados en bolsas de basura en una playa de Ecuador. A propósito de Susana Chavez, poeta mexicana, quién denunció los asesinatos sistemáticos de las mujeres en Juárez, e inicia la campaña en 1995, “Ni una Menos, Ni una muerta más”, y a pesar de su lucha, fue asesinada y violada por tres hombres de 17 años el 2011. A propósito de Lorenza Cayuhan, que dio a luz por cesárea engrillada. A propósito de todas las que sufren cualquier tipo de violencia en silencio. A propósito de ellas, de otras, de tantas, de todas, de mi.

BASTA.

El femicidio es la última etapa del machismo. Y se está volviendo cada vez más cruel y violento. Cualquiera que justifique el machismo, está, quiéralo a no, justificando actos de violencia que terminan en muerte. Pero es cierto que todos nosotros hemos sido criados y construidos como adultos con algún grado de machismo. Y ojo, con esto no me refiero a que una mujer por voluntad y opción personal decida quedarse en su casa, al cuidado de sus hijos. O el que quiera, te invite a comer o abra la puerta del auto. No. Eso no es machismo. Leer el resto de esta entrada »

Recorrido

Posted on Actualizado enn

Deseo poder alcanzar aquellos días en que solo podíamos hablarnos si nos mirábamos a los ojos.

Cuando una visita siempre implicaba una invitación a recorrer, ya sea porque el camino para llegar era muy largo o los medios demasiado escondidos. 

Y el destino era tan difuso, que el final, mezclaba parte del viaje con un destino no conocido. Y en el momento,  se revelaba que nada es inmediato y mucho ya lo habías construido. 

Porque -al llegar- cada cosa que uno hace es tan trivial como el esfuerzo y el reflejo de lo conocido.

Hoy, que muchas veces me abofetea la confusión de que -como existe lo fácil- lo verdadero debiese ser derecho adquirido, te doy gracias, recorrido. 

Imafemario. 

Tina Modotti: La mujer infinita (José Ignacio Valenzuela)

Posted on Actualizado enn

Hace mucho tiempo que las excusas  no dejaban que salieran de mi teclado palabras propias. Quizás porque hace mucho que no me detenía. Y no me dejaba sorprender con lo que me llevó por primera vez a escribir en este blog sea otra vez, esta misma sensación: maravillarme por la vida y el completo anonimato de una mujer con alas, de la que no había conocido su vuelo.

Sucedió dentro de esos paneles, donde las mujeres nos acostumbramos, especialmente en verano, arrancar de raíz para sentirnos más femeninas y propias (Debo reconocer que mi feminismo topa con ese paradigma en forma constante). Ahí estaba leyendo esas revistas de papel couché, con el Chascas (José Ignacio Valenzuela) y la Leonor Varela en portada, y una entrevista acerca de la última novela que él escribió,  inspirado en una admiración (compartida entre ambos) por la vida de Tina Modotti.

¿Quién era esa mujer de la jamás había escuchado su nombre? Al parecer una fotógrafa italiana no lo suficientemente famosa par llamar mi atención antes, pero extremadamente talentosa como para se escribieran cientos de historias sobre ella. Y lo más sorprendente, fue que solo vivió 46 años. Leer el resto de esta entrada »

Mi cuerpo es mío: qué significa eso? NECESITAMOS MAS HOMBRES FEMISISTAS

Posted on Actualizado enn

coran4

Perturba el tema…. es una palabra fuerte: Abortar? Tiene que ver con ser feminista?  Qué es “ser feminista”. ¿Es otra más de las construcciones sociales a las que sin darnos cuenta, nuestras creencias, el relacionarnos o evolucionar nos lleva como un destino poco claro y mucho menos,  propio?
Me atrevo a decir que ser feminista involucra un proceso que escapa de género y estereotipo. Que para el que se atreve a leer más allá de lo que escuchó toda la vida, lo hace cuestionarse. Y se atreve a dar un paso más allá..
Ser pro-aborto, ¿es ser feminista? Para mi, no. ¿Ser cristiano no lo es?  de igual modo, no. Como mujer ¿es mi cuerpo solo mío? Tengo dudas.
Cuál es el límite y ¿quién es tan omnipotente para poder imponerlo al resto?.
Como mujer, todas estas dudas me estallan en la cara. Porque cuesta tener una solo visión cuando siento- y espero-  ser una mujer de opinión. Pero, insisto -existen mundos grises- quién soy yo para imponer mi realidad y mi verdad, frente al resto, ante un tema tan delicado y personal? Menudo trabajo de los legisladores en quienes ojalá confiáramos con el voto.

Soy una mujer que no cree en las certezas absolutas, ni en dogmas, ni mucho menos en encíclicas, pero profundamente en los valores  universale que nos convierten en personas. Me encantaría que la biología aquí hiciera lo suyo, … sin embargo, hay cada vez más dudas que verdades. Leer el resto de esta entrada »

Carla Guelfenbein: Contigo en la distancia

Posted on Actualizado enn

El tiempo juega muchas veces con uno. Y cuando le prestas un poco de atención, suele sorprenderte con giros inesperados. Esto me sucedió al leer la última novela de la Guelfenbein -escritora chilena que nunca he entendido que no sea más conocida a nivel nacional. Carla posee uno de esos currículums polifacéticos que sorprende en días que todo empuja a convertirnos en “especialistas” de lo que sea. Carla es bióloga en genética poblacional, pero además diseñadora, directora de arte y editora de moda. No conforme con esto, “Contigo en la distancia” es su quinta novela.

Me he leído todas, porque siempre están centradas en personajes unidos en un escenario chileno y desde una perspectiva femenina, aunque curiosamente, muchas veces el protagonista sea un hombre. Por esto cuando vi un nuevo libro de ella no dudé en comprarlo (Debo señalar, eso sí, que me decepcionó el cliché del título, tan acostumbrada que me tenía a leer  “El revés del alma”, “El resto es silencio”; “Contigo en la distancia”, me sonaba a remake del remake del bolero). Lo dejé en mi velador a la espera de terminar “Agua Viva” de la Lispector, el cual llevaba batallando un mes, a pesar de sus escuálidas 120 páginas. Pero en la página 60, al paso de promedio de una página por hora, donde releía cada frase, me dejaba pensando otras diez, y la volvía a releer, me di cuenta que necesitaba parar para avanzar.

Fue ahí que tomé esta novela, que me leí en solo un par de días, con la permanente sensación de conocer a la protagonista, Vera Sigall. Al llegar a la última página donde la autora agradece a “Benjamín Moser por su biografía de Clarice Lispector, cuya vida está entretejida en esta novela con la de Vera Sigall y la mía“, lo comprendí. Vera era Clarice. Sus ojos, su misterio, sus dolores, el uso magnífico del orden de cada palabra, como si cada una de ellas fuera un pedazo de chocolate derritiéndose en tu boca. Un par de citas de ambas novelas:

Mi voz cae en el abismo de tu silencio. Tú me lees en silencio. Pero en ese ilimitado campo mudo abro las alas,  libre para vivir” (Clarice Lispector, Agua Viva)

Volvíamos obsesivamente sobre los escasos momentos que habíamos pasado juntos, como si cada uno de ellos fuera un ladrillo de la construcción de un pasado común que apenas teníamos. Necesitamos crear un mundo que nos perteneciera…Nuestro universo estaba hecho de palabras a destiempo. Carecía de presente, también de futuro.” (Contigo en la distancia, Carla Guelfenbein)

Esta novela no la sentí tan relacionada con el amor, ni con un thriller policial, sino el cómo los talentos públicos (en contraposición a los “privados” que son siempre hoguera para chismes) desafían las relaciones entre dos seres que se encuentran. El libro se divide en capítulos que se repiten: “Emilia”, “Daniel”, “Horacio” y como en muchas novelas, la técnica de contar las historias por separado termina uniéndose en un mágico final.  Leer el resto de esta entrada »

Yayoi Kusama: Obsesión Infinita 

Posted on Actualizado enn

Está ahí, en Riesco con Rosario Norte (y yo soy huasita de provincia así que es fácil de llegar). Invito a todos los que les gusta   la luz, el color, el juego, pero por sobre todo la experiencia, a ir a ese spot en Santiago. Allí se encontraran con Yayaoi y su obsesión, que ya lleva más de 70 años vigente. Hoy somos unos privilegiados de poder vivir esta experiencia en Chile, que es gratuita gracias a Corpartes.

Ahora metiéndome de lleno en ella. Mujer compleja. Japonesa post segunda guerra. La exposición grafica su camino -desde un comienzo irreverente- pero inseguro,  hacia uno rupturista, para llegar a encontrarse con su popio ser y liberar la obsesión que acumula, pero por sobre todo, en materializar el infinito. Solo el formato de sus obras a través del tiempo grafican como nada pareciera poder contener su creatividad. Viajar a través de su obra es una experiencia íntima. Inexplicable pues creo que solo toma forma y valor para quien la observa, la vive y la adquiere como propia.  Me quedo con redes infinitas: Óleo y tela, solo matizados por infinitas conexiones que hacen sentido a quienes observan de frente, en vivo, solo en blanco y ausente de figuras, pero completa de una inmensa paz.

Rosario Norte 660 (-1) a las 9:30 entregan las entradas que comienzan a las 10. Vayan temprano pues creanme… van a querer tener las salas solo para ustedes. Hasta el 7 de junio. IMPERDIBLE.