familia

Mamá, tú no cumples años, cumples sueños: Elvira Sastre

Posted on Actualizado enn

 

Llevas más de medio siglo

a las espaldas

pero en tus ojos,
algunos días,
a media tarde,
cuando el reloj hace sombra
con tu libro y el café,
se te inundan los ojos de primaveras
y por un momento parece
que vuelves a estar en tu habitación de niña,
que los rizos te sacuden los hombros
mientras conquistas algún columpio
y los parques y los libros y la merienda
se convierten en tus mejores aliados. Leer el resto de esta entrada »
Anuncios

La muerte no es final

Posted on Actualizado enn

image1 (3)

LA MUERTE NO ES EL FINAL (San Agustín de Hipona)

La muerte no es nada, sólo he pasado a la habitación de al lado.

Yo soy yo, vosotros sois vosotros.

Lo que somos unos para los otros seguimos siéndolo

Dadme el nombre que siempre me habéis dado. Hablad de mí como siempre lo habéis hecho. No uséis un tono diferente.

No toméis un aire solemne y triste.

Seguid riendo de lo que nos hacía reír juntos. Rezad, sonreíd, pensad en mí.

Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin énfasis de ninguna clase, sin señal de sombra.

La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no se ha cortado.

¿Por qué estaría yo fuera de vuestra mente? ¿Simplemente porque estoy fuera de vuestra vista?

Os espero; No estoy lejos, sólo al otro lado del camino.

¿Veis? Todo está bien.

Este post, de entrada, sale completamente del origen del blog que tiene que ver con visibilizar a mujeres potentes que nos nutren o han construido un mundo mejor.  Pareciera ser que si parto con el texto de un santo católico, me estuviese desviando. Pero no se equivoquen. Admiro en igual cantidad a hombres que mujeres, y hoy escuché estas palabras expresadas por una mujer que , potentísima y fuerte, como siempre ha sido, decidió elegirlas para despedir  a su padre que partió demasiado temprano. Ni siquiera se le quebró la voz. No sé cómo lo logró. También fui testigo de una mujer con una dignidad del tamaño del templo, que fue capaz de dejar ir a su hijo, otra de despedir un amor, de las incertidumbre que vive cualquier persona que pierde a alguien que ama. Leer el resto de esta entrada »

Angie,…con eso basta

Posted on Actualizado enn

Mujeres+abrazadas

No sé si han leido sobre 36 preguntas que hacen que te enamores de otro? Con la número 18 es ¿cuál es tu recuerdo más doloroso? Fue inevitable no pensar en ti, Angie. Eras mi prima, es cierto, pero vivimos y hablamos de tanto, que parece estar en una vereda más parecida a la de una amistad incondicional.

Cuando me plantee escribir en este blog, no fue solo de mujeres “famosas” sino que también mujeres que significaron (o significan) mucho. Anónimas para los buscadores como google, pero con una belleza mayor de la que se encuentra implícito en el anonimato.

Escribir(te) es un tema difícil, porque ojalá solo me doliera a mí, que soy actriz secundaria de tu vida. Pero creí, que las ondas de tu alcance pueden ser infinitas, así como siempre fue tu sonrisa. Tu recuerdo sigue siendo más grande que tu presencia física.

A veces me siento con poca autoridad emocional para exponerte, porque para otros significaste más en sus vidas. Pero creo que desde el día de tu despedida,  te debo al menos unas palabras. Mereces ser eterna. Leer el resto de esta entrada »

Cristina Masjuan: mi abuela, mi Tita

Posted on Actualizado enn

Desde mis primeros recuerdos, tú siempre estabas en tu casa en Tobalaba, donde tus nietos jugábamos a la escondida alrededor de los parrones, donde me llevé mi primera gran impresión cuando me contaste que en la pieza con un papel tapiz de perros que me impresionaba desde que nací, había sido la misma -con los mismos perros- donde había dormido mi papá. No cabía en mi cabeza de 4 años que fuese posible que un papel fuera tan viejo. Soñaba con todos esos perros cuidándome mientras dormía y lo encontraba absolutamente maravilloso.

Nos enseñaste a jugar cartas a cada uno de tus nietos, incluso a más de algún bisnieto. Con el tiempo, todos nos dimos cuenta que  no eras muy buena perdedora, lo que hacía que al final termináramos molestándote y riéndonos por eso. Así y todo y, a pesar de las risas, nunca reconocías estar picada. 

Te recuerdo haciendo cualquier puzzle que pasó por tus manos, ya eran tantos los resueltos, que te sabías hasta las respuestas más impresionantes. Me decías que eso hacía la mente ágil, y por lo mismo, me retabas si usaba la calculadora para cualquier cosa: “Hay que hacer trabajar la mente, porque se duerme mijita, SE DUERME!!”. Leer el resto de esta entrada »