Gabriela Mistral

Algunas de las mil formas de amar: poesía

Posted on Actualizado enn

parejas_enamoradas_3Ya que llega pronto el día a que muchos le gusta regalar corazones y acordarse del romanticismo, va la versión ImaFEMario del amor. Quizás porque lo que más humanos nos hace es a cuántas emociones diferentes llamamos amor.

DULCE MARÍA LOYNAZ

Si me quieres, quiéreme entera

(De Versos, 1920-1938)
Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras!

GABRIELA MISTRAL

Vergüenza
(De Desolación, 1922)
Si tú me miras, yo me vuelvo hermosa
como la hierba a que bajó el rocío,
y desconocerán mi faz gloriosa
las altas cañas cuando baje el río.

Tengo vergüenza de mi boca triste,
de mi voz rota y mis rodillas rudas.
Ahora que me miraste y que viniste,
me encontré pobre y me palpé desnuda.

Ninguna piedra en el camino hallaste
más desnuda de luz en la alborada
que esta mujer a la que levantaste,
porque oíste su canto, la mirada.

Yo callaré para que no conozcan,
mi dicha los que pasan por el llano,
en el fulgor que da a mí frente tosca
y en la tremolación que hay en mi mano…

Es noche y baja a la hierba el rocío;
mírame largo y habla con ternura,
¡que mañana al descender al río
la que besaste llevará hermosura!
GIOCONDA BELLI (de Sobre la Grama, 1972)

Manuscrito

Voy a escribir la historia de mi cuerpo entre tus manos. Me fue naciendo como una nueva muda de culebra. Floreció bajo el sol y se llenó de begonias, bromelias y cometas ante tus ojos y mis ojosaso mbrados. Mi cuerpo, cuando lo cercan tus brazos, se convierte en caballo, en yegua y sale a galopar por el placer de un beso. Se llena de hiedra para escalar las paredes de tu corazón y cubrirlo de susurros nacidos desde la misma entraña de la tierra. Mi cuerpo con
todos sus resquicios impredecibles, rasga la noche con su cantar de guitarra del monte y enciende la oscuridad con su brillo de luciérnaga. Se pierde en vos con el abandono de un niño y abre sus ventanas de par en par para recibir la honda caricia, el pensamiento convertido en libélula alada, incitando a la selva a despertarse con su crujido de amas. Mi cuerpo se vuelve planeta inexplorado donde posa el tuyo su navío del espacio; tiembla con la energía de un nuevo
continente que se formó después de cataclismos sin nombre y sin historia.

Mi cuerpo desde siempre parece haberte querido, haberte estado esperando.

Se ha revelado desnudándose como una cueva que necesitara de tu palabra para abrir su secreto ante la magia de tu sonrisa, de tu cercanía, ante vos que te sabías la combinación oculta desde antes de tener memoria.

ALFONSINA STORNI

Si la muerte quisiera
(De El dulce daño, 1918)

I

Tú como yo, viajero, en un día cualquiera
Llegamos al camino sin elegir la acera.
Nos pusimos un traje como el que llevan todos
Y adquirimos su aspecto, sus costumbres, sus modos.

Hemos andado mucho, sujetados por riendas
Invisibles, los ojos fatigados de vendas
Tenemos en las manos un poco de cicuta ,
Perdimos de la lengua el sabor de la fruta
Y sabemos que un día seremos olvidados
Por la vida, viajero, totalmente borrados.

Y tú y yo conocimos las selvas olorosas…
Y tú y yo no atinamos jamás a cortar rosas .

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Gabriela Mistral: El Amor que Calla

Posted on Actualizado enn

01.-Gabriela-Mistral-también-fue-rockera

Gabriela Mistral siempre me ha resultado un enigma, por estar rodeada de un imaginario colectivo casi tan grande como su fama, y de la cual de niños, solo nos enseñan sus poemas más convencionales y su condición de profesora y primera  (y única) mujer latinoamericana merecedora del Nobel de Literatura. Distinción que solo han logrado 13 féminas en toda la historia de un total de 109 hasta el 2013.  La poesía de Gabriela Mistral tiene un valor indiscutible que la rescata del deterioro del tiempo, pero en las antologías destinadas a estudios secundarios se han presentado los poemas menos representativos y carecen casi por completo de valores literarios. Gabriela Mistral era poseedora de una mente privilegiada, íntima y femenina, una mujer, marcada por los tabús y prejuicios de su época, que, sin embargo, no solo logró la gloria profesional, sino que persiguió el amor por medio continente americano. Una historia que contaré más adelante, porque una vida así de compleja merece un reglón aparte. Por hoy les comparto uno con su temática más recurrente: los amores terribles, porque al fin, siempre al hablar de la poesía de la Mistral acabamos por contarnos la vida de la autora, alabando su especial magnetismo y las circunstancias dolorosas o gozosas que la rodearon. El Amor que Calla, es un grito, silencioso por cierto, de quizás cuánto se sintió obligada a callar, ya sea el nacimiento de su hijo Yin Yin, o la verdadera naturaleza de su relación con Doris Dana, su compañera por más de 20 años.

El amor que calla

Si yo te odiara, mi odio te daría
en las palabras, rotundo y seguro;
pero te amo y mi amor no se confía
a este hablar de los hombres, tan oscuro.

Tú lo quisieras vuelto en alarido,
y viene de tan hondo que ha deshecho
su quemante raudal, desfallecido,
antes de la garganta, antes del pecho.

Estoy lo mismo que estanque colmado
y te parezco un surtidor inerte.
¡Todo por mi callar atribulado
que es más atroz que el entrar en la muerte!

Todas íbamos a ser reinas: Día de la Mujer

Posted on Actualizado enn

Hay muchas versiones sobre el origen del día internacional de la mujer, y a pesar que las costumbres han llevado a que muchas nos felicitemos y celebremos nuestro sexo, éste es un día en que más que nunca debemos reflexionar sobre nuestro papel en la sociedad.

El Día  de la Mujer Trabajadora   se celebró por primera en 1911 en Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia. Donde más de un millón de mujeres participó públicamente en él. Además del derecho a voto y a ocupar cargos públicos, demandaban el derecho a trabajar, a la enseñanza vocacional y el fin de la discriminación en el trabajo. A más de un siglo, aún nos queda mucho por avanzar. La decisión de convertir esta celebración en una festividad internacional corrió a cargo de Clara Zetkin (Sajonia, Alemania – 1857), líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Pero la propuesta presentada por Zetkin en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague los días 26 y 27 de agosto de 1910, para organizar la celebración de un Día Internacional de la Mujer no era del todo original. Tenía un antecedente en el que inspirarse, el Women’s Day que las socialistas estadounidenses llevaban celebrando desde 1908, cuya finalidad era la reivindicación del derecho al voto para las mujeres. El Partido Socialista Americano designó el último domingo del mes de febrero, día 28 de 1909, como Woman’s Day, para reivindicar el derecho de las mujeres al sufragio. Y hasta el 1920 no fue aprobada la Decimonovena Enmienda de la Constitución Estadounidense por la que se otorgaba a las mujeres el derecho al sufragio. Leer el resto de esta entrada »