mcgowan

Kathleen Mcgowan

Posted on Actualizado enn

images

A Kathleen Mcgowan, la conocí por culpa de Dan Brown y el Código da Vinci. Después de leerlo, todo lo que tuviera que ver con María Magdalena, me interesó, en especial si se mezcla con la única fuente que permitió esconder las llamadas herejías en ese entonces: la pintura.

 Debo aclarar de antemano, que mis conocimientos en dogma de la fe católica y en historia del arte son bastante reducidos. La hora semanal de clases de religión hasta octavo con Miss Leslie y una ojeada a la inmensidad de libros de sobre pintura renacentista que había en la casa de mis papás, son la base de mi escaso desarrollo en la materia. Mi poca cercanía al concepto del Dios castigador, y del pecado, me alejaron lo suficiente como para empezar a cuestionarme todo el resto.

Además, con el tiempo fui descubriendo que el papel de la mujer estaba muy categorizado: María: la virgen, Magdalena, la prostituta, Salomé, la adúltera, Eva: la tentación. Es cierto, no es patrimonio universal del catolisismo, solo basta pensar en cómo recuerda la historia a Cleopatra, la Reina Victoria, María Antonieta, Juana de Castilla. Cualquier mujer, con cierto grado de poder o influencia se le otorgan atributos poco alabadores o derechamente criminales.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios