opinión

Carla Guelfenbein: Contigo en la distancia

Posted on Actualizado enn

El tiempo juega muchas veces con uno. Y cuando le prestas un poco de atención, suele sorprenderte con giros inesperados. Esto me sucedió al leer la última novela de la Guelfenbein -escritora chilena que nunca he entendido que no sea más conocida a nivel nacional. Carla posee uno de esos currículums polifacéticos que sorprende en días que todo empuja a convertirnos en “especialistas” de lo que sea. Carla es bióloga en genética poblacional, pero además diseñadora, directora de arte y editora de moda. No conforme con esto, “Contigo en la distancia” es su quinta novela.

Me he leído todas, porque siempre están centradas en personajes unidos en un escenario chileno y desde una perspectiva femenina, aunque curiosamente, muchas veces el protagonista sea un hombre. Por esto cuando vi un nuevo libro de ella no dudé en comprarlo (Debo señalar, eso sí, que me decepcionó el cliché del título, tan acostumbrada que me tenía a leer  “El revés del alma”, “El resto es silencio”; “Contigo en la distancia”, me sonaba a remake del remake del bolero). Lo dejé en mi velador a la espera de terminar “Agua Viva” de la Lispector, el cual llevaba batallando un mes, a pesar de sus escuálidas 120 páginas. Pero en la página 60, al paso de promedio de una página por hora, donde releía cada frase, me dejaba pensando otras diez, y la volvía a releer, me di cuenta que necesitaba parar para avanzar.

Fue ahí que tomé esta novela, que me leí en solo un par de días, con la permanente sensación de conocer a la protagonista, Vera Sigall. Al llegar a la última página donde la autora agradece a “Benjamín Moser por su biografía de Clarice Lispector, cuya vida está entretejida en esta novela con la de Vera Sigall y la mía“, lo comprendí. Vera era Clarice. Sus ojos, su misterio, sus dolores, el uso magnífico del orden de cada palabra, como si cada una de ellas fuera un pedazo de chocolate derritiéndose en tu boca. Un par de citas de ambas novelas:

Mi voz cae en el abismo de tu silencio. Tú me lees en silencio. Pero en ese ilimitado campo mudo abro las alas,  libre para vivir” (Clarice Lispector, Agua Viva)

Volvíamos obsesivamente sobre los escasos momentos que habíamos pasado juntos, como si cada uno de ellos fuera un ladrillo de la construcción de un pasado común que apenas teníamos. Necesitamos crear un mundo que nos perteneciera…Nuestro universo estaba hecho de palabras a destiempo. Carecía de presente, también de futuro.” (Contigo en la distancia, Carla Guelfenbein)

Esta novela no la sentí tan relacionada con el amor, ni con un thriller policial, sino el cómo los talentos públicos (en contraposición a los “privados” que son siempre hoguera para chismes) desafían las relaciones entre dos seres que se encuentran. El libro se divide en capítulos que se repiten: “Emilia”, “Daniel”, “Horacio” y como en muchas novelas, la técnica de contar las historias por separado termina uniéndose en un mágico final.  Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La Ridícula idea de no Volver a verte: Rosa Montero (Opinión)

Posted on Actualizado enn

Aprovechando que muchos me preguntan por buenos libros, quiero escribir sobre el último que se fue al fondo de mi cajonera, en espera del siguiente afortunado que lo tenga en sus manos. “La Ridícula Idea de No Volver a Verte” llamó mi vista en los estantes de la librería primero por esa mujer que parece volar con la vista fija al infinito . Al acercarme y leer el título, no dejé de preguntarme, porqué ridícula y no insoportable?. Al ver que lo escribía la Rosa Montero, no demoré mucho en tenerlo en mi casa.

No abundan las novelas que relaten el significado de una vida concreta, ni menos dedicados a estudiar seriamente el amor. Cuántos habrán dedicados a cómo lograr el éxito, me pregunto. Tampoco los que arriesgan formas en un mundo tan acartonado en el que todo debe transcurrir por estancos, por cajones, por géneros. Y mientras el mundo literario se ocupa en clasificar esas formas, la vida pasa por otra parte. 

Pensé encontrarme con una de esas historias tortuosas de amores imposibles, sin embargo, me encontré con una mágica novela inclasificable, llena de citas, cartas, e imágenes, donde a partir de un diario de vida que Madame Curie comenzó a escribir después de la muerte de Pierre (su marido), Rosa Montero hila con retazos autobiográficos cómo a través de la biografía de la científica pudo leer su propia experiencia con la muerte de su compañero por más de 20 años. Pero va mucho más allá de la autobiografía para hablarnos, entre otras cosas, de las ganas que sentimos los humanos de dilatar la experiencia de la vida para incluso hacer revivir a nuestros muertos en nuestra propia existencia, y de la suerte de quienes hemos conocido el amor, “eso que consiste en encontrar a alguien con quien compartir tus rarezas” (qué frase notable, Rosa).

Descubrir la humanidad de esta gran científica polaca no dejó de sorprenderme. De cómo a pesar de buscar desde niña #HonraralosPadres (es un libro lleno de hashtags), pudo vencer una sociedad machista de fines de siglo XIX , dedicarse al estudio y las ciencias, buscando siempre la excelencia.  Unida tras la pasión por la física y el radio, en una amor que parecía sacado de contexto histórico por la admiración que profesaba Pierre a Marie. Un amor, que Rosa, deja entrever  con muchos textos escritos desde la propia mano de la Curie, como mucho más que científico. Madame Curie, es además, una de las tres personas en ganar dos Nobel (El de Física con Pierre, y el de Química por su cuenta), y también una de las dos mujeres en hacerlo en física (la otra fue su hija Irene, vaya genes!).   Marie fue mucho más allá después de Pierre, incluso encontrando el amor en un equivocado (y casado) Langevin, que casi le cuesta el segundo Nobel, por el escándalo periodístico suscitado. 

Leer el resto de esta entrada »

Opinión: Amor, de Isabel Allende

Posted on Actualizado enn

amor-isabel-allende

Para quienes nos leemos lo que sea que publica Isabel Allende, Amor no nos regala nada que ya no sepamos de la autora, lo que no implica que su lectura no sea entretenida y no nos rememore muchas de las escenas románticas que encausan sus obras. Por supuesto, caí redonda con el nombre y la portada, y lo compré sin siquiera darme cuenta que no era una nueva novela.  Amor es una recopilación de fragmentos que se agrupan según la vivencia asociada al amor: tenemos el despertar, el primer amor, la pasión, los celos, los amores contrariados, humor y eros, la magia del amor, el amor durable y el amor en la madurez.

Siendo honestos, Amor no pasa de la anécdota para quienes no disfruten de Isabel Allende y no hayan leído sus novelas. Porque es un libro hecho de pedazos de otros libros. No un libro de cuentos, no una novela, no nada. Es un libro estructurado, claro -con una portada maravillosa, hay que decirlo-, que quienes ansían nuevas historias de la chilena, les aseguro, devorarán como yo lo hice, porque son tantas las historias que nos ha contado esta mujer, que tener un pequeño recuerdo de las mismas, ese que nos refresca la memoria y nos hace sonreír, es un pequeño tesoro.

Debo destacar que Amor está compuesto por fragmentos de Eva Luna, Cuentos de Eva Luna, El plan infinito, La casa de los espíritus, Hija de la fortuna, La isla bajo el mar, Inés del alma mía, Retrato en sepia, El Zorro, Afrodita, De amor y de sombra y La suma de los días, dejando fuera a Paula, El cuaderno de Maya, la trilogía del Águila y el Jaguar y Mi país inventado.

Leer el resto de esta entrada »