Mes: mayo 2021

Felicidad

Posted on Actualizado enn

Personas y organizaciones con propósito, meta del Foro de la Felicidad |  Tecnológico de Monterrey

Hoy busqué qué era felicidad en google, y me encontré con esto:

“La sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos; es un momento duradero de satisfacción, donde no hay necesidades que apremien, ni sufrimientos que atormenten.”

Esto hay que desglosarlo, porque hay mucha información.

Hablamos de una sensación de bienestar. Aquello puede ser respuesta a muchos estímulos. Cuando somos niñ@s puede ser un chocolate. Al crecer un beso en la mejilla, o una roce de mano. Más grande una buen calificación o quizás un premio o reconocimiento.

Basamos-desde que nacemos- nuestra felicidad en experiencias externas.

Nota de la autora: La foto tiene burbujas y girasoles, para mí eso perfectamente cuadra con la idea de felicidad. (Los créditos en la fotografía)

Y quien diga que no, lo desafío a encontrar esa primera sensación de gozo o alegría que no haya existido en base a un estímulo no haya sido externo. Se acaba el estímulo, termina el gozo. Y comienza algo indefinido, cercano al sufrimiento.

Nuestra felicidad, siempre, al parecer- nace de la “Otrerad”, de aquello que es diferente y nos ofrece una perspectiva nueva al mundo en que habitamos, nos complementa. Nos suma. Donde no existimos. Donde florecemos.

Parece simple. Y muchos acaban(mos) en ese bucle eterno. Tratando de encontrar nuevos lugares, recuerdos o vivencias.

Entonces, ¿por qué en todos lados se nos bombardea con relatos que debemos buscar la felicidad en nosotros mism@s?. ¿Por qué muchas religiones o incluso políticas de convivencia civil nos llaman a reunirnos – y protegernos- en base a una aparente similitud?

Si nuestra felicidad o gozo, experiencia, aprendizaje o alegría, solo nace en contacto con el “otro”… ¿por qué seguimos poniendo barreras? ¿Perpetuando prejuicios, construyendo murallas?

Ayer -y hoy- todos y nadie, tuvimos la certeza sobre nada.

Es tiempo que empecemos a construir la realidad en vez de seguir creyendo que podemos descifrarla. Es tiempo que abracemos lo otro.