Mes: marzo 2015

5 Mujeres Chilenas Pioneras y de las que seguramente no habías escuchado.

Posted on Actualizado enn

Hace poco llegó de regalo a mis manos el libro “Mujeres Chilenas Inolvidables”, una recopilación con la reseña de vida de más de 80 mujeres chilenas que han dejado alguna huella en la breve historia escrita de nuestro territorio. Ya había escuchado de él en algún programa radial y tal como señala su prólogo “pone de relieve a mujeres del pasado y del presente, cuyas acciones, ideas y miradas han enriquecido la cultura y el diálogo en nuestro país y el mundo”.

 Y puesto que las listas están en boga, decidí hacer una personal basándome en una idea general, que hayan sido las primeras en abrir caminos en alguna área o actividad y que no sean tan reconocidas, como por ejemplo, la Mistral.

1.- Sor Úrsula Suárez (1666-1749): fue la primera mujer chilena escritora de la cual se guardan registros.  A pesar de pertenecer a una familia privilegiada, Amanda Pinto, su verdadero nombre, desarrolló a muy temprana edad una completa rebeldía hacia la institución del matrimonio y la estructura patriarcal. De esta manera, vio en el ingreso a un convento de monjas, la posibilidad de liberarse de una vida en la compañía de un hombre. Obligada por su confesor, escribió una autobiografía, práctica habitual para mantenerlas por “el buen camino”. Solía engañar a los hombres diciéndole que no era monja.

Todos mis pecados fueron engañar a los hombres por vengar a las mujeres por las que ellos han burlado, y desde antes de cambiar los dientes empecé a vengar a las mujeres con grande empeño”

2.- La Sargento Candelaria Pérez (1810-1870): Nacida en la Chimba, al norte de Santiago, tuvo un origen humilde y escasa educación formal. Trabajando como empleada doméstica con una familia holandesa, fue como llegó hasta Perú cuando estalla la guerra contra la confederación Perú-Boliviana. Candelaria Pérez se unión a las tropas como enfermera-cantinera. Sin embargo, su enorme coraje sobrepasó las tareas asignadas y luchó al lado de sus compañeros en el campo de batalla. Fui designada Sargento y Alférez, para luego ser inmortalizada por el historiador Benjamín Vicuña Mackenna, como la primer mujer soldado de Chile.

3.- Eloísa Díaz Insunza (1866-1950): Corría el año 1877 cuando fue promulgado el decreto que permitía el acceso de mujeres a la educación superior en Chile. Es por esta razón cuando en 1981, Eloísa postula a estudiar medicina en la Universidad de Chile, no fue con poco revuelo. Acompañada de su madre en la sala de clases, debió soportar y superar diversos prejuicios y resistencias tanto por parte de sus compañeros como de profesores. Sin embargo, al obtener el título de la  primera mujer en Chile y Latinoamérica en Medicina y Cirugía, ya contaba con la admiración y reconocimiento de la mayoría de sus colegas. Se dedicó a la ginecología y lideró diversas organizaciones de ayuda médica como la asociación de señoras contra la tuberculosis, la Liga contra el Alcoholismo y la Liga Chilena de Higiene Social, que la llevaron a ser reconocida como “Mujer Ilustre de América”.

“Vedado estaba para la mujer chilena franquear el umbral sagrado del templo de la ciencia. La ley se oponía a ello cerrándole el paso que conducía a las aulas oficiales en las diversas gradaciones de la enseñanza secundaria y superior. Sensible como mujer por estructura, tímida por consecuencia de su sensibilidad especial, acató ella inconscientemente la prohibición injusta que se le imponía y temió traspasar la línea que le señalara como límite a su actividad social y al desarrollo de su inteligencia”. (Eloísa Díaz, discurso de su graduación, 1887). Leer el resto de esta entrada »

Bea Martínez: LasBuenas Mujeres (Proyecto Kahlo)

Posted on Actualizado enn

banner

Proyecto Kahlo (www.proyecto-kahlo.com) es un blog que surgió como alternativa a las revistas femeninas existentes en el país. Creen que las chicas no son como nos pintan, y por eso quieren aportar una imagen real de la mujer y demostrar que no a todas nos gustan las mismas cosas. Pero, sobre todo, quieren hacerlas felices y fuertes con sus contenidos, no diciéndonos lo imperfectas que somos. La gracia de este blog es que se nutre de los artículos enviados por sus propias lectoras y blogueras. Para Abril ya se anunció la temática por si quieren inspirarse: Libertad.

A continuación, uno de sus posts más leídos:

kahlo0005-381x600

LAS BUENAS MUJERES (Bea Martínez)

Me he pasado la vida en un vano intento de perfección, siempre intentando ser lo que se espera de mí: “No grites, no te enojes, no llores, no explotes; eso no lo hace una buena niña”.

Las buenas mujeres no gritan, no golpean, no se descarnan ni se regodean en su propia miseria. Las buenas mujeres son discretas, siempre tomando en cuenta a los demás, siempre afanándose en pertenecer…

Las buenas mujeres son excelentes amantes pero, fuera del dormitorio, deben aparentar pureza y virtud, nadie quiere que una mujer hable de humedades ni cavidades… Y, por supuesto, deben encajar en la etiqueta de heterosexualidad monógama; no hay lugar en el mundo ideal, para mujeres lesbianas, indecisas, bisexuales, polígamas o poliamorosas.

Las buenas mujeres viven en competencia perpetua, nadie puede ser más bella, más talentosa, más inteligente ni más mujer que ellas y sus armas son la condescendencia y la crítica destructiva contra todas las que no encajen en su percepción de realidad.

Las buenas mujeres están para ser admiradas y es su responsabilidad ser un ejemplo para las demás. Deben preocuparse por agradar, por lo que es imprescindible que aprendan a ocultar sus “imperfecciones” y a resaltar sus atributos: “si eres gorda, usa colores oscuros; si eres flaca, usa rayas horizontales; si tienes celulitis, no uses leggins; si tienes pecas, maquíllalas…” Leer el resto de esta entrada »

De La Mujer al Hombre (Gioconda Belli)

Posted on

 

Dios te hizo hombre para mí.
Te admiro desde lo más profundo
de mi subconsciente
con una admiración extraña y desbordada
que tiene un dobladillo de ternura.
Tus problemas, tus cosas
me intrigan, me interesan
y te observo
mientras discurres y discutes
hablando del mundo
y dándole una nueva geografía de palabras
Mi mente esta covada para recibirte,
para pensar tus ideas
y darte a pensar las mías;
te siento, mi compañero, hermoso
juntos somos completos
y nos miramos con orgullo
conociendo nuestras diferencias
sabiéndonos mujer y hombre
y apreciando la disimilitud
de nuestros cuerpos.

 

Eleanor Roosevelt: La MUJER tras la Primera Dama.

Posted on Actualizado enn

tumblr_m72khsOGkP1r5g3yto1_500

El nombre de Eleanor Rossevelt me sonaba tanto (y tan poco) como el de muchas primeras damas estadounidenses: Jackie Keneddy, Michelle Obama o Nancy Reagan. Típicos modelos anquilosados y manoseados hasta el cansancio de housewife ideal gringa, de las que nos preocupa más analizar su look , su “charm” y su “china”, que detenernos en sus proyectos o dichos. Solo Hillary Clinton a mis 38 años logró imponerse en mi pensamiento mágico como una mujer con ideas propias y un enorme potencial político. Sin embargo, se puede adivinar, sin miedo a equivocarse, la gran relevancia que pueden tener en los acontecimientos mundiales, desconociéndose, eso sí, la cuantía de éste.

Sin duda, “Las mujeres somos las grandes olvidadas de la historia” afirma dolorosamente Elena Poniatowska, que ha trabajado incansablemente para descubrir a aquellas heroínas anónimas, desconocidas, marginadas de las páginas de la historia que han participado en la génesis de las grandes transformaciones de la humanidad. Lamentablemente, la historia que conocemos, que nos enseñan desde la infancia ha sido construida bajo una única visión, la historia de la humanidad es una historia sesgada, contada en masculino. Es tarea de tod@s investigar e intentar reconstruirla.

Hace unos días, vi en H2, la señal alternativa de History Channel, un programa llamado “Diez cosas que no sabías” (se los recomiendo a los amantes de la historia). En este caso, los elegidos fueron los Roosevelt y abrió mi apetito y mi curiosidad acerca de la vida de la primera de ellas que se puso un micrófono enfrente y dio un mensaje a su país a: Eleanor Roosvelt.

Nacida el 11 de octubre de 1884 en la ciudad de Nueva York, casada con su primo (lejano) Franklin Delano Roosvelt. No fue la primera esposa de un Presidente, pero sin duda fue una pionera en la esfera política. Es considerada una de las mujeres con mayor influencia en el siglo XX. Pero para nosotros, aquí tan al oeste del charco y tan abajo de la línea de la línea del Ecuador, poco conocida es la gran vida que llevó este personaje a ser merecedora de dicho título.

Detrás de una faceta, en apariencia tradicional, se encuentra una mujer liberal, con una vida excepcional, que trabajó, luchó y construyó los cimientos de muchos de los derechos de género y humanos por los que aún existe un espacio de reivindicación. Muchas veces oponiéndose incluso a las decisiones de su marido.

Era hija de Elliott Roosevelt y Anna Hall Roosevelt, quien llamaba a su hija cariñosamente “abuelita” por sus maneras de actuar un tanto anticuadas. Eleanor, era la sobrina favorita del presidente de los Estados Unidos al inicio del siglo XX, Theodore Roosevelt. No era una mujer de gran belleza, muy alta y delgada, con aspecto deslavado, no tuvo una infancia fácil. A los 5 años debió lidiar con la muerte de su madre, su hermano y su padre en un lapso de solo tres años. Fue enviada por su abuela a un internado en Londres, del cual volvería a los 17 años e iniciaría una relación secreta con un primo lejano de su padre, Franklin Delano Roosevelt, compromiso al cual se opondría firmemente su futura suegra. A pesar de esto, se casaron en 1905 y tuvieron 6 hijos.

Su matrimonio, sin embargo, sufrió grandes baches. Cuando su marido ya era senador por el estado de Nueva York, Eleanor descubrió que la engañaba con su secretaria (la de ella!), Lucy Mercer. La familia de Franklin amenazó con desheredarlo si se divorciaba, pero Eleanor puso sus condiciones para evitar el escándalo: de ahí en adelante dormirían en cuartos separados y no podría volver a ver a su amante. Leer el resto de esta entrada »

Gioconda Belli: Consejos para la mujer fuerte 

Posted on Actualizado enn

cropped-mujer-fuerte-republicana-sarah-abilleira2Si eres una mujer fuerte

protégete de las alimañas que querrán
almorzar tu corazón.
Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra:
se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar.
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos
hasta lo más profundo del magma de tu esencia
no para alumbrarse con tu fuego
sino para apagar la pasión
la erudición de tus fantasías.
Si eres una mujer fuerte
tienes que saber que el aire que te nutre
acarrea también parásitos, moscardones,
menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre
y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.
No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca
a negarte la palabra, a esconder quién eres,
lo que te obligue a ablandarte
y te prometa un reino terrestre a cambio
de la sonrisa complaciente.
Si eres una mujer fuerte
prepárate para la batalla:
aprende a estar sola
a dormir en la más absoluta oscuridad sin miedo
a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta
a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto
Lee, hazte el amor a ti misma, construye tu castillo
rodealo de fosos profundos
pero hazle anchas puertas y ventanas
Es menester que cultives enormes amistades
que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres
que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación
una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.
Si eres una mujer fuerte
protégete con palabras y árboles
e invoca la memoria de mujeres antiguas.
Has de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados
y el oxido mortal de todos los naufragios.
Ampara, pero ampárate primero
Guarda las distancias
Constrúyete. Cuidate
Atesora tu poder
Defiéndelo
Hazlo por ti
Te lo pido en nombre de todas nosotras.