Últimas Actualizaciones del Evento

El día que me enamoré de ti: Sara Buho

Posted on Actualizado enn

El día que me enamoré de ti
te miré cómplice,
como miras a tu amigo en el colegio
para ir a sacar punta a la vez.
Tú me devolviste la mirada
incrédulo,
con ojos de niño que de mayor
quiere ser astronauta.

El día que me enamoré de ti
le eché la culpa al alcohol;
y aun así le hice caso y te quise bailar de cerca.
No recuerdo si se veían muchas estrellas
esa noche,
pero seguro que el niño de tus ojos
quería llevarme a verlas todas.

El día que me enamoré de ti
ya sabía que tú eras de besar a muchas
pero querer sólo a una,
y que yo era de besar
únicamente a los que creía querer.

Por eso unas semanas después
de aquel día que me enamoré de ti
no dejé que me besaras
y te besé yo.

Hace ya un tiempo que
miro hacia arriba sola,
y sólo veo un montón de nubes.

Hoy no sueñas con llevarme
a ver estrellas,
pero si me hace mucha ilusión
quizás harías el esfuerzo de acompañarme.
Hoy admiras tus alas,
y a mi me las dibujas
como si no tuviera,
como si no te hubieras
enamorado de ellas una vez.

Hace días pienso
que el tiempo a veces cura cicatrices
que aún no han sido heridas.
Y rezo de la única forma que sé,
uniendo palabras,
para que no me cure de ti
antes de que terminemos de destruirnos.

Temo que un día
tu cupo cubierto de dudas
venga a pelearse con mis restos de esperanza;
mi amor,
ese día
sólo quedará un poema
que no será más triste que el de hoy.

Tú volverás a besar a muchas,
y yo querré volver a besarte
por primera vez.

Anuncios

Isabella Springmuhl: Cuánto talento por mirar.

Posted on Actualizado enn

img_8938

Normalmente este día escribo sobre  Poesía (21 de marzo, su día oficial), pero simbólicamente me he encontrado con que también es el día en que se visibiliza el Síndrome de Down. El  año pasado, no entendía como dos fechas que quieren poner en el tapete temas tan relevantes, compartían calendario.

Pero simbólico o no, poet@s y quienes tienen esta condición, son capaces de vivir a fondo emociones!que los “normales” ni siquiera percibimos, y peor, no valoramos. En las palabras del Pipo ( a través de Miradas Compartidas) hay mucha poesía. Hay conocimiento y amor. Cercanía. Les comparto su texto de hoy:

“A veces los miro y siento envidia, envidia de verlos tan felices, preocupados de vivir a concho el presente y no gastar energía en el pasado ni el futuro. Sin miedo a decir “te quiero” las veces que encuentran necesarias ni a darte un abrazo apretado si lo estiman conveniente. A bailar como si el mundo se fuera a acabar o celebrar un gol como si ganaran la Copa del Mundo. Siento envidia de verlos más apegados al cariño que a las cosas materiales y a tener ese cromosoma de más que los hace ser aún más únicos. Hoy en su día, invito a todos a ser más #down y menos “normales” Feliz día Internacional del #sindromededown #vivanlasdiferencias ❤️❤️ @micompartidas #elpoderdelainclusión” @pipoolavarria

Lo mismo que creo que fue la esfera bajo la que se crió Isabella. Llegó a este mundo como una hija que admira, absorbe, aprende y crea su mundo propio. Tal como cualquier otr@. Hija de una creadora, es la primera diseñadora de moda con síndrome de Down. Sus diseños fueron exhibidos en el International Fashion Showcase de la Semana de Moda del Londres en 2016. En el mismo año fue elegida en la lista 100 mujeres de la BBC. Y solo tiene 22.

Isabella es guatemalteca, y traduce todo en sus diseños, que están influidos por su folklore, apoyándose en los indígenas para sus creaciones. Hace accesorios, carteras, ponchos y vestidos inspirados en su país y cultura. Los diseños son coloridos, muy centroamericanos, pero tienen ese toque chic que la llevó a las pasarelas.

A esa edad, en lo particular, estaba muy preocupada si me estaban poniendo los cuernos o si pasaba un ramo. Estudiaba, pero ella está a otro nivel. Isabella ya encontró el lugar donde aporta para que nuestra sociedad sea un lugar mejor.

Entiendo lo de los calcetines de hoy. De hecho, fue un momento de conversación con mis hijos. Pero más allá de eso, hay un mundo que no miramos con suficiente atención. Hay talento desperdiciado. Y tanto, tanto aprendizaje para los que lo rodeamos.

María Vera: 8 de Marzo

Posted on

Algún día miraré a los ojos de mi nieta y les contaré

que un 8 de marzo de todos menos cualquiera

el cielo del mundo entero se tiñó de morado

y las calles se llenaron de mujeres

cansadas de ser valientes

dispuestas a ser libres.

 

Y que durante esa tarde infinita,

por primera vez en nuestras vidas,

dejamos de ser noticia

e hicimos historia. “

Vía @meer_versa

Mamá, tú no cumples años, cumples sueños: Elvira Sastre

Posted on Actualizado enn

 

Llevas más de medio siglo

a las espaldas

pero en tus ojos,
algunos días,
a media tarde,
cuando el reloj hace sombra
con tu libro y el café,
se te inundan los ojos de primaveras
y por un momento parece
que vuelves a estar en tu habitación de niña,
que los rizos te sacuden los hombros
mientras conquistas algún columpio
y los parques y los libros y la merienda
se convierten en tus mejores aliados. Leer el resto de esta entrada »

Fearless Girl: nos cansamos de tener miedo

Posted on Actualizado enn

Fearless-Girl

Fearless Girl (Niña sin miedo), es una de las campañas más inspiradoras y con mayor repercusión de los últimos tiempos.  Fearless Girl apareció justo antes del día de la mujer, el 7 de Marzo del 2017, y fue concebida por un par de badasses de las comunicaciones: Tali Gumbiner, copywriter senior, y Lizzie Wilson, Directora de Arte senior, ambas de McCann NY.

La primera especialidad que tuve fue en Marketing y el mensaje de esta campaña me sobrecogió y dio sentido a muchas de las teorías que uno aprende en libros- de l@s que hemos estado ligados a las comunicaciones de alguna forma- pero esta, en lo particular, tenía un sentido personal, comunitario… no comercial.

fearless

Esta Niña, de ojos bien abiertos, mentón en alto, labios cerrados y brazos en la cintura – que esperan desafiantes- representa un futuro móvil que va creciendo. Hoy es una niña, pero en unos años más será una mujer. Su paso no es algo inerte, pues el viento moldea su pelo y su vestimenta. Ella está avanzando a pesar de su aparente pasividad.

Ella sabe que ya no necesita gritar -por algo sus labios están cerrados- ni siquiera levantar el puño como la provocación que ocupamos sus antecesoras. Su mera presencia, llena de valentía y ganas, son suficientes para enfrentarse a este mundo masculino. Le basta ser ella, tal como ha sido para los hombres desde hace infinitos años atrás.

Fearless Girl no trata de esconder su femenidad. La lleva con orgullo en una falda corta. Una cola de caballo, moño o coleta. Ni si quiera -aún- es mujer, es una niña.  Y no existe un ápice de agresividad, mucho menos de sexualidad, sino de expectación frente a este toro, cuatro veces su tamaño, que ha representado por casi un siglo el poderío económico y masculinopp dentro de Nueva York.

Este toro que en medio de los adoquines de Wall Street, ha sido símbolo del capitalismo, y muy probablemente, sin saberlo, del patriarcado. Sus testículos relucientes de color oro de todo lo que han sido tocados como sinónimo de prosperidad económica, son una clara señal. Pero se quedó ahí, mirando de medio lado a la niña, como sin saber qué hacer. Y representan la postura de tantos hombres hoy que no se atreven a preguntar o hacer algo más. Tienen el poder para generar cambios, pero lo esquivan.

Leer el resto de esta entrada »

Elvira Sastre: Días sin ti.

Posted on Actualizado enn

 

Estoy que me convierto en llamas, cual Katniss Everdeen.

Cuando alguien es así de valiente como para transformar su  poesía en prosa, es cuando se genera algo en mí que es muy difícil de cumplir. Una tremenda expectativa.

Me acabo de enterar -muy millenial de mi parte a pesar de mis 42-  que una de mis poetas favoritas  de la web lanza su primera novela el 5 de marzo. Parezco gato en carnicería, porque no sé que esperar. A la expectativa, no sé si quiero un  corte de un lomo asado a fuego lento que se deleita, una entraña que se come y disfruta apenas lista, o de una costilla que rumeas mucho tiempo. Quiero que llegue (sorry por la analogía del asado, que siendo que no soy muy carnívora, pero que cuando algo está bien hecho, solo aplaudo y disfruto). Podría decir lo mismo de la literatura con respecto a la mayoría.

No conozco a la Elvira Sastre novelista, y verla postear esto hoy, ( lo de la foto) me produjo una inquietud que quiero saciar. Yo, en este país del tamaño y nombre de ají, que queda en el poto del mundo….. aunque nadie ni siquiera entienda lo que quiero decir (traductor chileno “poto”: culo, “ají”: chile).

Gracias a la libertad de las redes pude descubrir a esta mujer que no sé si está en la biblioteca de alguna de mis amigas o conocidas, pero si seguimos en la onda mística, dios amazon e internet me han permitido conocer. Sé que ha ido a Colombia, a México, a Argentina, … qué nos pasa en Chile que nadie le paga el viaje para que venga? Editoriales, sé que somos un país piñufla, pero poeta desde la raíz. ¡qué nos pasa, poet@s!. Qué hay que hacer para que las palabras de amor y vida de esta mujer hispana, lleguen a un país que parece tan chico y estrecho.

A tí Elvira te sigo desde hace mucho.  De ti he aprendido de amor. De palabras. de melancolía.

Y ahí es donde hago una pausa. La poseía permite un espacio de interpretación, imaginación y subjetividad. Quiero leer tu novela para conocerte más.

Leer el resto de esta entrada »

¿Cuándo fue tu primera vez?

Posted on Actualizado enn

 

gafas

Es una pregunta que me viene dando vueltas desde que me la hicieron hace unos días.

No, no es lo que creen.

La pregunta es otra. ¿Cuándo te sentiste por primera vez feminista?

(Voy a hacer un a reflexión personal aquí). Se dan cuenta que el vocablo “feminista” está en femenino, y se puede hablar de hombres, mujeres o trans “feministas”. Ahí es donde me patea la “e”, a pesar de que tengo miles de ganas de usarla, y cuando puedo lo hago, uno debería hablar, si es apegado a la demanda lingüística, de feministes.  Lo siento hermanas, es feminista. Instauremos la @ porque así como tod@ es indefinido.

Siendo sincera, no tengo la claridad para decir cuándo sentí que era feminista. Ésa es la pregunta sobre tu primera vez que llama el título. La respuesta personal es que creo que lo era antes de pensarlo o incluso saber lo que significaba. Pero a la larga, o corta, es ponerse una gafas violetas. Desde el minuto que lo haces comienzas a ver y entender el mundo de manera diferente.

 

¿Cuándo fue la de ustedes? ¿o qué esperan para declararse? o simplemente odian el término?

Quizás nunca tuve una razón específica por la cual luchar contra el patriarcado (me imagino le pasa lo mismo a la gran mayoría de los hombres), porque mi opinión no luchaba contra nadie para imponerse. Mi realidad -económica, educacional y social- es muy distinta a la gran mayoría de las mujeres en el mundo. Muy probablemente por sobre el 90%-lo que me hace una élite- pero me ayudó, apenas supe, a sacar la voz no solo por mi, por ellas también.

Éramos todas mujeres. En el colegio. Con mi hermana. En mi familia. Solo tenía abuelas  inmigrantes vivas, que tenían tremendo carácter e independencia y mantenían mi herencia emocional viva. Mi mamá, trabajaba a la par de mi padre, en el mismo negocio, tomando roles diferentes, pero donde la opinión final de qué se vendía pasaba por ella.

Pero, si escarbo, recuerdo dos cosas: en tercero medio, fui a buscar unas pruebas a la oficina de mi profesora de bachillerato de inglés. Eran en roneo y el olor a tinta era característico de pruebas importantes.

Sin embargo, eso no fue lo que me llamó la atención. En la pared había un cuadro que titulaba “La Nueva Evolución”  (renombrando a Darwin) e iba desde la huella del mono al neanderthal hasta la pisada de un hombre descalzo para llegar al taco de una mujer.

Ver y recordar esa imagen me empodera hoy. Nunca más la ví., la he googleado y no logro encontrar esa imagen que significó tanto para mi. Muchas  veces me he preguntado a qué rama del feminismo era afín esa profesora que me puso, sin saberlo, las gafas violetas. Era del tipo de profesoras que nos hacían debatir el papel de la mujer de una teleserie de moda -“Machos” en este caso- en publicidad y medios de comunicación, incluso en el Festival de la ciudad donde vivíamos, Viña del Mar, donde la animadora era y sigue siendo un maniquí que vestir.

Leer el resto de esta entrada »