Últimas Actualizaciones del Evento

RoseMarie

Posted on Actualizado enn

Navidad 2018

Cuando te conocí, tenía 25 años. Fue hace casi -exactamente- 21 años. En una de tus navidades. Las navidades donde la abuela.

Cuando llegué a tu casa por primera estaba rodeada de gente. Yo era una más. Una de tantas que pasaban por esa casa. No fue así. La vida me permitió conocerte a pesar de tantas cosas que nos decían que nos separaban. La edad, la religión, la ocupación. Pero, estabas ahí, con la sonrisa más amable del mundo abrazándome y dándome la bienvenida a tu casa, mientras otras se reían de mi cada vez que me agachaba a saludar a alguien (ustedes saben quiénes son y por qué  ; )

Jamás estuve incómoda en tu presencia. Y creo que ese es tu gran don. Eras capaz de crear un puente y un espacio de conexión con cualquiera. No importaban las discusiones, egoísmos, distancia o peleas. Siempre fuiste más importante y por alguna extraña razón, tu casa y tu presencia era un lugar de encuentro donde cualquier diferencia desaparecía.

Me imagino tuviste defectos. Y lo pongo en pasado, no porque no estés presente físicamente, sino porque de verdad no encuentro ni encontré ninguno. Cuando te conocí, creía que veíamos el mundo de forma tan diferente, que nunca te entendería. Tuve la suerte de tenerte de copiloto en varios viajes e invitarte a almorzar varias veces para tener conversaciones que se quedaron grabadas y entender que miramos la vida de manera parecida aunque quizás nuestras formas no fueran las mismas. Las tuyas dejan una vara muy alta.

Recuerdo una en particular. Veníamos de vuelta de un matrimonio en Santiago. No recuerdo de quién, pero sí de que te pregunté cómo estabas en relación a cuidar del Tata 24/7 y verlo vivir siendo una persona tan diferente de la que había sido tu esposo por más de 50 años. Me respondiste que jamás habías vivido una etapa donde hubieras experimentado el amor de manera tan palpable y tan puro. Esa frase me quedó dando vueltas, hasta hoy.

Creo no equivocarme al pensar que en tu paso por esta vida terrenal no existe nadie que no tenga una buena imagen de ti. Yo soy una más de esas personas.

Fuiste mi abuela cuando me quede sin.

Cariñosa y apañadora. Sabia en palabras. Respetuosa cuando te levantaba la ceja porque no estaba de acuerdo y debía decirlo. Humilde cuando pedías ayuda, que era muy muy poca, y agradecida cuando la recibías. Parece simple, pero no todos somos capaces de lograrlo.

Cada vez que vea una camelia, coma torta de noviOS o escuche sonar el teléfono fijo será imposible no recordarte.

Te admiro mucho RoseMarie. Yo llegué por accidente a tu vida y fue un orgullo terminar sintiendo que era tu familia. De seguro no soy la única que hiciste sentir así.

Dolor: Alfonsina Storni

Posted on

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Hunter

Posted on Actualizado enn

De fondo, suena, mi playlist favorito.

She will be love. And say good way. Mira que el viento nos hizo hacer estupideces. Pero cuando menos piensas sale sale el sol.

Es loco, este blog/página lo partí como una tarea de un magister de comunicación, sin nunca buscar más que trasmitir lo que soy y lo que me interesa o pienso en un momento muy particular. Sin embargo, sigue siendo ese espacio, donde nadie está atento, pero si busca quiere descubrir qué. Pienso en mis hijos. Son mis palabras. Cuánto me gustaría tener lo que fuera de los que fueron antes y ya no están escrito por ahí. Me imagino cada escritor@ pasa por eso.

Mi retro del profesor entonces a este blog, fue algo como «onírico». Nunca he sabido qué tiene de eso. Han pasado casi 10 años años, y lo menos que quiero es cambiar su origen, pero tampoco ocultar todo lo que ha pasado entre tanto. Porque de onírico nada.

Leer el resto de esta entrada »

Felicidad

Posted on Actualizado enn

Personas y organizaciones con propósito, meta del Foro de la Felicidad |  Tecnológico de Monterrey

Hoy busqué qué era felicidad en google, y me encontré con esto:

“La sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos; es un momento duradero de satisfacción, donde no hay necesidades que apremien, ni sufrimientos que atormenten.”

Esto hay que desglosarlo, porque hay mucha información.

Hablamos de una sensación de bienestar. Aquello puede ser respuesta a muchos estímulos. Cuando somos niñ@s puede ser un chocolate. Al crecer un beso en la mejilla, o una roce de mano. Más grande una buen calificación o quizás un premio o reconocimiento.

Basamos-desde que nacemos- nuestra felicidad en experiencias externas.

Nota de la autora: La foto tiene burbujas y girasoles, para mí eso perfectamente cuadra con la idea de felicidad. (Los créditos en la fotografía)

Y quien diga que no, lo desafío a encontrar esa primera sensación de gozo o alegría que no haya existido en base a un estímulo no haya sido externo. Se acaba el estímulo, termina el gozo. Y comienza algo indefinido, cercano al sufrimiento.

Nuestra felicidad, siempre, al parecer- nace de la “Otrerad”, de aquello que es diferente y nos ofrece una perspectiva nueva al mundo en que habitamos, nos complementa. Nos suma. Donde no existimos. Donde florecemos.

Parece simple. Y muchos acaban(mos) en ese bucle eterno. Tratando de encontrar nuevos lugares, recuerdos o vivencias.

Entonces, ¿por qué en todos lados se nos bombardea con relatos que debemos buscar la felicidad en nosotros mism@s?. ¿Por qué muchas religiones o incluso políticas de convivencia civil nos llaman a reunirnos – y protegernos- en base a una aparente similitud?

Si nuestra felicidad o gozo, experiencia, aprendizaje o alegría, solo nace en contacto con el “otro”… ¿por qué seguimos poniendo barreras? ¿Perpetuando prejuicios, construyendo murallas?

Ayer -y hoy- todos y nadie, tuvimos la certeza sobre nada.

Es tiempo que empecemos a construir la realidad en vez de seguir creyendo que podemos descifrarla. Es tiempo que abracemos lo otro.

Opinión: Nuestra propia responsabilidad

Posted on

Si hay algo que mantiene mi motor andando es la incapacidad que tenemos de ver cuán actual es la temática sobre la presencia de la mujer en ámbitos públicos. Siempre existió, pero también siempre fue la excepción, así lo consigna la historia que conocemos. Y lo sigue siendo.

Visibilizar logros, propuestas, casos, investigaciones realizadas por mujeres, permiten romper con una barrerra que quizás no tiene metáfora aún -como el techo de cristal- pero que yo llamo “el Club de Toby”.

Al no poder estar presentes en paridad en la toma de decisiones, no podemos analizar ni menos contribuir con nuestra perspectiva o soluciones en muchas de las conversaciones que se dan en equipos de trabajo.

Es por eso que no basta con declarar, es hora de hacer, y be accountable (que pongo en inglés no por siutiqiería, sino porque no significa simplemente hacerse reponsable) desde cómo nos expresamos acerca del tema o qué equipos formamos, en base a qué lo hacemos y preguntarnos si de verdad, puede haber sido la mejor decisión.

Hay mucho por avanzar y esto es una invitación. A examinar prejuicios y conductas normalizadas. A creernos falibles y sijetos de aprendizaje, cualquiera sea tu género. Y a ser una sociedad construida por tod@s y para tod@s.

Burnout

Posted on

¿Estás cansada?

¿Has escuchado del “burnout”?

¿Ya no das más con la cantidad de labores paralelas que estás llevando simultáneamente?

Teletrabajar, trapear, limpiar casa y baños, cocinar todos los días, lavar platos, lavar ropa, doblar, planchar, apoyar a tu(s) hijos o hijas/niet@s con lo que no entendieron de las clases online.

¿Se te hace demasiado rutinario y sin sentido?

Además de eso, tratas de mantener una actitud positiva frente a la incertidumbre del futuro, no solo en salud, sino en lo económico. No sabes cómo seguirá el trabajo, y ahora te das cuenta y te da rabia lo que cuestan las mascarillas y no poder encontrar alcohol gel o toallitas de cloro por ningún lado?

Te has visto obligada a fijarte en qué hay gastos innecesarios porque se ha doblado el costo de la luz, el agua, los gastos comunes, y ahora se viene la calefacción y estás pensando si ¿la prendo o no?

Si todo esto te hace sentir identificada, te lo cuento: eres tremendamente privilegiada. Y así, como Mañalich, hay que hacer un sincericidio. Nos creíamos buenas personas, buenas empleadoras, multitasking y eficientes. Y sin embargo, estábamos ciegas, sordas y mudas, como diría Shakira.

Porque no sabemos nada. Somos parte del 20% de las mujeres en Chile que contamos con alguien que trabaja en nuestro hogar y nos permite enfocarnos en trabajar fuera de él. Nuestr@s hij@s van a un colegio de calidad que permite que sin tu ayuda o apoyo diario, comprendan la materia de manera más o menos decente y nos molesta si un profesor(a), se equivoca en algo o nos parece equivocad@ en su método.

No tenemos presente el miedo sobre el futuro, porque tenemos capacidad de ahorro, o al menos, de seguros de cesantía, vida, salud, e incluso la capacidad de endeudarnos o el apoyo de familiares y amigos si nos llegase a pasar una tragedia.

No tenemos idea, que un 80% de las mujeres en Chile, no tienen nada de esto. Viven en la misma incertidumbre que sentimos hoy, desde siempre. Y sin una casa o depto de al menos 100 mt 2, donde existe un espacio para tener al menos 2 o 3 escritorios, reconvirtiendo mesas de comedor u otros con algo de ingenio.

No tenemos idea porque esas mujeres no se muestran. No tienen voz. Nosotras sabíamos que existen, sabíamos todo lo que hacían, sabíamos cómo vivían, las conocemos, porque conviven a diario en nuestra casa, en el mall, en la peluquería o en una tienda. Pero hoy, sentimos un pedazo (pedacito) de lo que sienten ellas. Sentimos que a pesar de trabajar más de 14 o 15 horas diarias entre pega y casa, el tiempo no alcanza. La plata tampoco. Y eso que no nos trasladamos a ningún lado. Estamos encerradas en esta vida.

Hoy quieres y esperas es que todo esto se acabe luego.

Pero para muchas, su vida es una pandemia. Y no puede seguir siendo así.

La Pandemia Covid-19 pasará. No permitamos que lo que ya sentimos, lo siga sintiendo una mujer más.

Javiera Parada y Lily Pérez: la disidencia de lo que llamamos democracia

Posted on Actualizado enn

 

Es imposible escribir sin abstraerse de lo que estamos viviendo en Chile. Me obligo (sin acento) y no hay nada que hacer más que volver a alzar tu voz.

Personal: Hace muy poco aprendí cuál es la diferencia entre alinear y consensuar. Debo admitir que cuándo me preguntaron qué es mejor, escogí la segunda. Por peso histórico, creo. Pero hice la misma pregunta a mis alumn&s de distintas carreras y edades, y la mayoría -casi absoluta- optó por la misma respuesta.

Lo que aprendí y enseñé: Cuando uno llega a consenso es unirnos en lo que estamos de acuerdo, dejando fuera todo lo otro. Eso no tiene nada de malo. Excepto que deja fuera de discusión toda diferencia disidente, silencia las  voces de minorías que no conoce la «norma». Alinearos, tiene que ver con encontrar un objetivo común, donde todas las voces pueden ser escuchadas y validadas. No es la «norma» quien rige, sino que nos une un objetivo, y mediante nuestros caminos, a veces distintos, podemos llegar a él. Nos abre a caminos que quizás nunca vimos o entendimos.

En la contingencia actual, siendo chilena no puedo de dejar de pensar en en esto. Por eso el título de este post después de tanto tiempo. Una vez más, las mujeres seguimos demostrando porqué debemos estar presentes en el ámbito público. Porque no tenemos temor a renunciar esa cuota de poder cuando nos enfrenta a nuestras convicciones. Las mujeres pensamos así. nos construimos ahí. y estas dos mujeres las admiro porque fueron capaces de renunciar a sus privilegios y poder otorgado en pos de lo que creían un bien mayor.

Sé que hay hombres que también lo han hecho -alguna vez-, pero en Chile se nos castiga más y eso que con suerte en política ocupamos el 13% de la voz que habla y vota leyes.

Lily y Javiera, gracias por ser consecuentes, aunque no esté siempre de acuerdo con ustedes. Por no poner avaricia de poder. Entiendo lo difícil de la decisión, pero espero que el resto o comprenda y vuelvan ahí, para representarnos, cuando corresponda.

LILY PEREZ

(wikipedia) Nacida «Lilia», tercera hija de Samuel Manuel Pérez Baeza y Lilia Beatriz San Martín Zavala. Posteriormente cambió su nombre legal por el de «Lily».

Está casada en segundas nupcias con el abogado Miguel Bauzá, con 2 hijos de su primer matrimonio y 5 hijas políticas del segundo matrimonio.

Realizó sus estudios escolares y secundarios en el Instituto Hebreo. Finalizada su etapa escolar, ingresó a la Universidad del Pacífico y egresó como publicista para hacer un posgrado en filosofía política en la Universidad Gabriela Mistral.

A sus 22 años de edad comienza a mirar el país que le hace querer aportar como una mujer joven con una mirada liberal. Lily siempre admitió ser judía y no tiene problema al admitirlo.

En el ámbito laboral, entre 1993 hasta 1996, se desempeñó como miembro del Comité de Redacción del diario La Nación. También colaboró en los diarios La Época y La Tercera.

Fue victima de un ataque Neo Nazi en Viña del Mar el año 2010.4

En marzo de 2011 sufrió una neuralgia al trigémino de origen viral,5 que le ocasionó una momentánea parálisis facial, por lo que fue internada en la Clínica Alemana de Santiago. Desde entonces se recupera satisfactoriamente. Es partidaria del aborto en tres causales.

lily perez

JAVIERA PARADA

(También wikipdia) Hija de María Estela Ortiz —quien se ha desempeñado como vicepresidenta de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) y secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia— y del sociólogo José Manuel Parada, militante del Partido Comunista y miembro de la Vicaría de la Solidaridad. Es bisnieta del escritor Manuel Rojas y nieta de los actores Roberto Parada y María Maluenda. Su abuelo materno, Fernando Ortiz, también militante comunista, fue detenido y desaparecido en 1976 por la dictadura militar.

https://es.wikipedia.org/wiki/Javiera_Parada

Es cosa conversar y escuchar. También ceder y querer.

 

Ps: Estas dos mujeres se vieron obligadas a abandonar su partido político, y por consecuencia su posibilidad de representar a un país. Algo está mal con ese tipo de elección. Lily Pérez obtuvo más del 20% de los votos para senadora, y salió otr@ en su lugar con menos del 2% por arrastre. Muy probablemente a Javiera Parada le pasará lo mismo. ¿Este es el Chile representativo que queremos?….y en el que queremos  basar una nueva constitución?

 

 

El día que me enamoré de ti: Sara Buho

Posted on Actualizado enn

El día que me enamoré de ti
te miré cómplice,
como miras a tu amigo en el colegio
para ir a sacar punta a la vez.
Tú me devolviste la mirada
incrédulo,
con ojos de niño que de mayor
quiere ser astronauta.

El día que me enamoré de ti
le eché la culpa al alcohol;
y aun así le hice caso y te quise bailar de cerca.
No recuerdo si se veían muchas estrellas
esa noche,
pero seguro que el niño de tus ojos
quería llevarme a verlas todas.

El día que me enamoré de ti
ya sabía que tú eras de besar a muchas
pero querer sólo a una,
y que yo era de besar
únicamente a los que creía querer.

Por eso unas semanas después
de aquel día que me enamoré de ti
no dejé que me besaras
y te besé yo.

Hace ya un tiempo que
miro hacia arriba sola,
y sólo veo un montón de nubes.

Hoy no sueñas con llevarme
a ver estrellas,
pero si me hace mucha ilusión
quizás harías el esfuerzo de acompañarme.
Hoy admiras tus alas,
y a mi me las dibujas
como si no tuviera,
como si no te hubieras
enamorado de ellas una vez.

Hace días pienso
que el tiempo a veces cura cicatrices
que aún no han sido heridas.
Y rezo de la única forma que sé,
uniendo palabras,
para que no me cure de ti
antes de que terminemos de destruirnos.

Temo que un día
tu cupo cubierto de dudas
venga a pelearse con mis restos de esperanza;
mi amor,
ese día
sólo quedará un poema
que no será más triste que el de hoy.

Tú volverás a besar a muchas,
y yo querré volver a besarte
por primera vez.

Isabella Springmuhl: Cuánto talento por mirar.

Posted on Actualizado enn

img_8938

Normalmente este día escribo sobre  Poesía (21 de marzo, su día oficial), pero simbólicamente me he encontrado con que también es el día en que se visibiliza el Síndrome de Down. El  año pasado, no entendía como dos fechas que quieren poner en el tapete temas tan relevantes, compartían calendario.

Pero simbólico o no, poet@s y quienes tienen esta condición, son capaces de vivir a fondo emociones!que los «normales» ni siquiera percibimos, y peor, no valoramos. En las palabras del Pipo ( a través de Miradas Compartidas) hay mucha poesía. Hay conocimiento y amor. Cercanía. Les comparto su texto de hoy:

«A veces los miro y siento envidia, envidia de verlos tan felices, preocupados de vivir a concho el presente y no gastar energía en el pasado ni el futuro. Sin miedo a decir “te quiero” las veces que encuentran necesarias ni a darte un abrazo apretado si lo estiman conveniente. A bailar como si el mundo se fuera a acabar o celebrar un gol como si ganaran la Copa del Mundo. Siento envidia de verlos más apegados al cariño que a las cosas materiales y a tener ese cromosoma de más que los hace ser aún más únicos. Hoy en su día, invito a todos a ser más #down y menos “normales” Feliz día Internacional del #sindromededown #vivanlasdiferencias ❤️❤️ @micompartidas #elpoderdelainclusión» @pipoolavarria

Lo mismo que creo que fue la esfera bajo la que se crió Isabella. Llegó a este mundo como una hija que admira, absorbe, aprende y crea su mundo propio. Tal como cualquier otr@. Hija de una creadora, es la primera diseñadora de moda con síndrome de Down. Sus diseños fueron exhibidos en el International Fashion Showcase de la Semana de Moda del Londres en 2016. En el mismo año fue elegida en la lista 100 mujeres de la BBC. Y solo tiene 22.

Isabella es guatemalteca, y traduce todo en sus diseños, que están influidos por su folklore, apoyándose en los indígenas para sus creaciones. Hace accesorios, carteras, ponchos y vestidos inspirados en su país y cultura. Los diseños son coloridos, muy centroamericanos, pero tienen ese toque chic que la llevó a las pasarelas.

A esa edad, en lo particular, estaba muy preocupada si me estaban poniendo los cuernos o si pasaba un ramo. Estudiaba, pero ella está a otro nivel. Isabella ya encontró el lugar donde aporta para que nuestra sociedad sea un lugar mejor.

Entiendo lo de los calcetines de hoy. De hecho, fue un momento de conversación con mis hijos. Pero más allá de eso, hay un mundo que no miramos con suficiente atención. Hay talento desperdiciado. Y tanto, tanto aprendizaje para los que lo rodeamos.

María Vera: 8 de Marzo

Posted on

Algún día miraré a los ojos de mi nieta y les contaré

que un 8 de marzo de todos menos cualquiera

el cielo del mundo entero se tiñó de morado

y las calles se llenaron de mujeres

cansadas de ser valientes

dispuestas a ser libres.

 

Y que durante esa tarde infinita,

por primera vez en nuestras vidas,

dejamos de ser noticia

e hicimos historia. “

Vía @meer_versa